Cultura y Espectáculos

Un poeta soldado tinerfeño

El escritor y soldado de infantería tinerfeño Guillermo de Jorge presentó ayer en La Económica su último libro, "Afganistán: Diario de un soldado", una crónica de sentimientos y emociones.
Raúl Gorroño
23/nov/16 6:22 AM
Edición impresa
/ÁH

U n cúmulo de sentimientos, sensaciones y reflexiones a flor de piel vividas durante su estancia en una misión de paz en Afganistán se dan cita en la última obra del escritor, poeta y soldado de infantería tinerfeño Guillermo de Jorge, que ayer presentó su último libro, "Afganistán: Diario de un soldado", en la sede de la lagunera Real Sociedad Económica de Amigos del País de Tenerife.

Cecilia Domínguez, Premio Canarias de Literatura; Ernesto Gil, profesor de Literatura de la Universidad de La Laguna, y los escritores Antonio Carmona, Alba Sabina Pérez, Gloria Cabrera, Beatriz Morín y Ramiro Rosón acompañaron al autor en este acto en el que se dio a conocer "un diario en verso de uno de los conflictos más ásperos de nuestro tiempo", según asegura Lorenzo Silva en el prólogo de la obra.

Este "cuaderno de combate" tejido con total honestidad por Guillermo de Jorge, que se suma a la docena de poemarios y al libro de relatos que tiene publicados, es una especie de diario del autor en el que establece un diálogo interior que pone en duda una serie de principios y valores ante la situación que está viviendo. El objetivo de esta actitud no es otro que volver a reestructurarse, utilizando la responsabilidad, la ética y la libertad para mantenerse como ser humano.

Todo ese cúmulo de dilemas a los que se enfrentó durante sus días en Afganistán son la base del discurso poético de este singular cuaderno de combate en el que refleja su aspiración a seguir siendo un hombre a pesar de todo.

"Es una especie de evaluación que se hace una persona comprobando cómo son de certeros esos valores a pesar de lo que está viendo. Tienes que enfrentarte a tus principios y mantenerte firme ante ellos. Fue el gran reto que tenía cuando fui a la misión. No volver como un monstruo, sino como la misma persona que se fue", comentó el escritor tinerfeño en una entrevista.

Esta crónica temporal de los acontecimientos que vivió Guillermo de Jorge en el país asiático encierra en sus páginas humildad, compañerismo, esfuerzo, trabajo y honestidad, entre otras cualidades que mantienen la dignidad y los principios de las personas en sus formas de actuar y desenvolverse en situaciones extremas.

Este poeta y soldado, que cursó Filología Inglesa en la Universidad de La Laguna antes de ingresar en el ejército español, también confesó que en "Afganistán: Diario de un soldado" ha intentado no corromper la realidad en la que describe con honestidad y humildad sus sentimientos y lo que estaba sucediendo a su alrededor.

"Es un diario en el que intento utilizar diferentes formas o géneros literarios para transmitir esas sensaciones y pensamientos, porque cada momento y experiencia tiene un formato. La única manera de no pasar a la ficción, de no crear esa falsa realidad, era intentar ser fiel a las convicciones de uno y a lo que está viviendo en ese momento, enfrentarse a la realidad de una manera honesta. Esto hace que después se pueda desarrollar un discurso coherente y que no deforme lo que has vivido. Tenía un gran reto por crear un texto que no distorsionase la realidad e intentar expresar cada momento, adaptar las diferentes experiencias a unas formas determinadas".

Verso libre, narración, digresión referencial, aforismos y "pseudohaikus", como aseguró él, son algunos de los recursos que se dan cita en el texto presentado ayer en La Económica, artilugios literarios utilizados para intentar amoldar en cada instante las circunstancias que definieron su estancia en Afganistán.

Este inquieto poeta y soldado , que se siente orgulloso de su última obra y de la marca vital que le ha dejado, reivindica la ternura como la última opción a la que debe tender el ser humano cuando se le cruzan en el camino diferentes obstáculos que superar.

Guillermo de Jorge, que también ha participado en misiones de paz en Irak, además de haber estado en Marruecos, Senegal, Sierra Leona y Kuwait, entre otros países, acaricia la idea de tratar de escribir unas memorias sobre su estancia en Irak, además de otro libro de relatos. "El hilo argumental de las memorias es una crónica que hice para un periódico de Almería, en la que hablaba de los días previos y los días posteriores de cuando estuve en Irak. Ahora tendré que rescatar todo lo que está en medio".

Autor: Guillermo de Jorge.

Título: "Afganistán. Diario de un soldado".

Editorial: Playa de Ákaba.

Páginas: 196