Cultura y Espectáculos
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Un estudio de la Complutense atribuye al plátano efectos beneficiosos frente al cáncer leer
CONRADO RODRÍGUEZ MARTÍN DIRECTOR DEL MUSEO ARQUEOLÓGICO DE TENERIFE

"Lo que busca el 90 por ciento de los visitantes son las momias"

RAÚL GORROÑO, S/C de Tfe.
5/jun/11 1:03 AM
Edición impresa

Conrado Rodríguez Martín lleva un año como director del Museo Arqueológico de Tenerife, englobado en el Museo de la Naturaleza y el Hombre (MNH) de Santa Cruz, aunque ya lo era del Instituto Canario de Bioantropología desde hace más de diecisiete años. Estrecho colaborador del anterior en el cargo, Rafael González Antón. Este doctor en Medicina y Cirugía es especialista en el estudio de las momias guanches, el principal atractivo de este centro, antiguo Hospital Civil, dependiente del Organismo Autónomo de Museos y Centros del Cabildo de Tenerife (OAMC).

¿Cómo define la filosofía del Museo Arqueológico de Tenerife?

La idea consiste en difundir todo lo que se pueda la cultura aborigen entre la población local y la foránea. Lo primero es poner al día todos los datos que tiene el museo. Es importante para que los visitantes tengan una visión de lo que es la realidad de Canarias. Fue hace más de una década cuando se inauguró la primera fase del MNH, la segunda planta que se dedica a la arqueología. Hay datos de arqueología y antropología que hay que contrastar con otros nuevos. La filosofía en los próximos dos años es poner al día todos esos datos, no cambiando el contenido del museo, pero sí actualizándolo, además de mostrar nuevos materiales, como pueden ser las tres momias que se han traído de la Universidad Complutense de Madrid. También seguiremos con las publicaciones científicas del museo, además de las guías que se van a difundir próximamente con EL DÍA. Otra iniciativa va a ser el diseño de unas minirrutas que permitan a los visitantes ir hacia lo que es más importante, además de mantener la colaboración con otras instituciones para desarrollar proyectos de investigación.

¿Cuáles son sus "tesoros"?

Todo es interesante porque te da una imagen global de cómo vivían los guanches, cómo llegaron, cómo se adaptaron al medio, como se expandieron..., no se trata solo de mostrar objetos especiales. Ya hay un apartado para eso, que es una pieza que se cambia cada seis meses. Ahora hay una vértebra cruzada por un dardo que le costó la vida al individuo que sufrió esa agresión. Obviamente, lo que busca el 90 por ciento de los visitantes son las momias, sobre todo los turistas y los escolares. También hay una buena colección de cerámica de todas las Islas.

¿Se ha descubierto algo inédito en el estudio de las momias desde el proyecto Cronos que contradiga lo dicho hasta ahora?

Contradicciones, ninguna. Más que descubrir aspectos inéditos, lo que sí ha avanzado desde que se celebró Cronos (entre 1989 y 1992) es la tecnología. Si antes tardabas dos o tres horas en hacer un escáner completo a una momia, ahora lo haces en quince minutos. Cuando llegaron las de Necoechea se hicieron escáneres completos, incluso con reconstrucción tridimensional, y no se tardó una hora, antes eso era inviable. También se ha desarrollado de una forma espectacular la genética, cuyas pruebas se han abaratado. Todo ese desarrollo tecnológico ha hecho que la investigación sea más rápida y fidedigna. No olvidemos que en los últimos años se han incorporado cinco nuevas momias a la colección del museo, las dos que se trajeron de Necoechea (Argentina) y las tres de la Complutense de Madrid. Dado que el número de momias y restos momificados es pequeño en comparación con los restos óseos, estadísticamente los resultados que se van a obtener no son tan fiables como los de los restos óseos, pero sí se va completando un corpus de datos y conocimientos que, a la hora de encarar un estudio global, es más fiable que el de hace 20 o 30 años. Un dato novedoso que puedo facilitar es de qué murió una de las momias que vino de Necoechea. Fue de sinusitis. Está expuesta en la Sala de Antropología. Al margen de eso, no hemos descubierto nuevos datos. Aquí no es como en Egipto, que aparecen necrópolis cada dos por tres. El MNH tiene unas ciento veinte momias entre completas (una docena) y restos momificados (troncos, brazos, cabezas...).

¿Qué opina de la cueva de las mil momias?

Es una especie de leyenda, entre comillas. No sé si serán mil o dos mil, lo cierto es que Viera y Clavijo y otros muchos hablan de la existencia de cuevas funerarias con cientos de cuerpos, aunque la pregunta es qué se consideraba momia en aquella época, un esqueleto o lo que es hoy, con su fardo funerario, sus pieles, etcétera. Las fuentes citan la existencia de una necrópolis en el barranco de Herques, entre Arico y Guímar, con cientos de momias, luego no se puede descartar que esa necrópolis pueda existir.

¿Mantienen relaciones con el Museo Arqueológico del Puerto de la Cruz? ¿Tiene alguna pieza que les gustaría traer al MNH?

El arqueológico del Puerto de la Cruz depende del ayuntamiento y tiene una colección de cerámica guanche muy importante y una gran parte del legado de Luis Diego Cuscoy, además de poseer restos momificados, aunque no conozco bien sus colecciones. Nuestras relaciones son buenas y cada vez que se han solicitado datos o tomar muestras para análisis no ha habido nunca problemas para cederlo.

¿Hay visos de recuperar alguna momia más, como la del Museo Nacional de Antropología?

Siempre hay visos de recuperar alguna más, pero hay que ser consciente de la negativa del Ministerio de Cultura, a través de la dirección del Museo Nacional de Antropología, a la devolución de lo que para mí es la momia guanche mejor conservada que existe. No entiendo que tengan una momia guanche en una sala donde está descontextualizada, junto al gigante extremeño, un pigmeo o las cartas de Darwin. Allí está sin ningún sistema que regule la temperatura, la humedad y la iluminación que necesita. Donde debería estar es aquí porque, actualmente, el Museo Arqueológico de Tenerife, en el ámbito del mundo funerario, tiene uno de los mejores sistemas de conservación de Europa. Aquí esa momia tendría garantizada su persistencia para generaciones futuras. No se sabe por qué, la dirección del museo se ha negado sistemáticamente a devolver la momia desde 1976, que fue la primera petición de restitución desde el Aula de Cultura del Cabildo, hasta 2010, que se hizo otra petición. Aducen

razones de todo tipo, desde que no se garantizaba su seguridad, que se podría estropear por el cambio de condiciones, o que se dañaría en su traslado, cuando trajimos desde Argentina dos momias y recientemente otras tres de Madrid, y no ha pasado nada. No hay disculpas, incluso a pesar de que la Comisión de Cultura del Parlamento español votó para que sea devuelta, pero el Gobierno lo ha negado.

La mayoría de lo que se exhibe en los museos está descontextualizado, ¿es usted partidario de los centros de interpretación?

Es una herramienta que puede ser muy útil como complemento de los museos. Si a eso le añades rutas protegidas y controladas con un número de visitantes apropiado, no creo que haya inconveniente, aunque depende de los medios disponibles. Las Cañadas del Teide, rutas de grabados rupestres, de poblados... todo lo que sea difundir el patrimonio es bueno.

CONRADO RODRÍGUEZ MARTÍN DIRECTOR DEL MUSEO ARQUEOLÓGICO DE TENERIFE