Criterios
ALGO ASÍ AGUAYO

Atasco en Candelaria

18/ene/16 0:29 AM
Edición impresa

En mi pueblo los problemas del tráfico siguen siendo asfixiantes, sobre todo en el casco, donde hay momentos imposibles, pero no considero que sean muy difíciles de arreglar y costoso. Posiblemente cada responsable del planeamiento urbanístico que ha pasado por la concejalía correspondiente nunca presagió la avalancha de coches que llegan diariamente.

Hace ya unos años que se creó la avenida de Los Menceyes, pero al coincidir a la altura de Punta Larga con colegio, instituto y centro comercial, es un sinvivir esperar a que el dominguero de turno aparque. La solución sería quitarle espacio al paseo central y conseguir un carril más por cada lado, pues no hay forma de circular sin que el atasco se produzca continuamente. Creo sinceramente que no hace falta tanto paseo teniendo la gran avenida de la playa, y el tráfico de peatones que existe es meramente laboral y comercial. Puede que la solución no sea definitiva, pero al menos aliviaría el problema por un tiempo.

Otro embotellamiento continuo se produce en Periodista Ernesto Salcedo, que termina justo en la salida de los aparcamientos municipales, coincidiendo en esa calle: Ayuntamiento, Centro de Salud, una farmacia y el mercadillo, además de los vehículos que se dirigen hacia derecha o izquierda. Piensen un fisco: hicieron peatonal la avenida Condes de Santa María de Abona porque flanqueaba la plaza de Teror, y ahora sería la escapatoria más rápida hacia la Basílica para evitar el atasco, pero doctores tiene la iglesia y los de reordenación del tráfico son expertos.

El culmen de la desesperación se produce justo en la puerta de la casa de la patrona, con varios pasos de peatones y solo tres plazas para discapacitados. Es prácticamente imposible coger una en horas de misas, por lo que recomiendo aumentarlas, no debe tener siempre preferencia en peatón, hay mucha gente con movilidad reducida que quiere acceder al templo. Con un poco más de visión se puede paliar el problema.

Los que han llegado nuevos a ocupar sus puestos de responsabilidad ya han tenido tiempo de reconocer los problemas que sigue teniendo la villa. Su obligación es estudiar la información y buscar solución; no basta con celebrar festejos en la plaza, que más que la antesala de un templo religioso parece una feria continua. Pónganse en ello. Sin acritud.

No todos los palos van a ir para los mismos; a los padres dominicos también les tengo unas sugerencias. Reordenen los horarios de las misas para facilitar el acceso de los feligreses respecto de visitantes y turistas. Pongan una misa el sábado a las 12 de mediodía en la capilla del Santísimo, por ejemplo; igual con el tiempo tienen que utilizar el aforo completo. Todo lo que sea útil para que el creyente pueda cumplir será bienvenido, sobre todo con el buen prior que tenemos actualmente, un sacerdote que habla muy bien y desarrolla estupendamente las homilías, dando buenos consejos y ejemplos, aunque algunos retorcidillos le controlen el tiempo de plática. Justo la del sábado pasado fue muy emotiva. Habló de un niña muy pobre que quería hacerle un regalo a su padre por su cumpleaños, y con toda su ilusión preparó una cajita envuelta en celofán, pero cuando su progenitor la abrió y la encontró vacía, montó en cólera sin darse cuenta del daño que hacía a su hija. Ella, entre sollozos y balbuceos, solo pudo decirle: "Papi, está llena de besos y abrazos, porque es mucho lo que te quiero". Un hermoso ejemplo de que a veces es más enriquecedor quien te lo da que el presente en sí. Cuando terminó la misa, algún vecino apuntó que había durado 18 minutos, supongo que son los que echan de menos al padre Mendoza, que desarrollaba las homilías en cinco minutos. Hay que ver lo retorcidos que pueden ser algunos. A mi mujer a mí nos gusta, y escuchamos la misa con devoción.

Hay otro sacerdote simpático y agradable, que con mucho respeto siempre que sale del confesionario viene a saludarnos, parándose un rato a charlar amigablemente con nosotros. Toda esta amabilidad y serenidad contrarresta la mucha incultura que sigue habiendo, la falta de respeto y decoro en la vestimenta, y cómo todavía entran algunos paseándose y sacando fotos a las imágenes durante la misa.

aguayotenerife@gmail.com

ALGO ASÍ AGUAYO