Criterios
MOVIMIENTO UPC

Las Naciones Unidas y la descolonización

25/ago/13 0:41 AM
Edición impresa

Más de ochenta colonias en las que viven más de 750 millones de personas se han independizado desde la formación de las Naciones Unidas, que actualmente reconoce al menos 17 territorios no autónomos, entre los que no se incluyen las Islas Canarias debido al en gaño del Estado español a la comunidad internacional sosteniendo que España ya no poseía colonias sino provincias de ultramar, un eufemismo más para seguir expoliándonos económicamente, sometiéndonos militarmente y esterilizándonos culturalmente. Todo ello pese a que más de dos millones de personas malviven en este desdichada colonia, con la excepción de los propios colonizadores y los lacayos o empleados de librea a su servicio.

En consecuencia, el proceso de descolonización no ha concluido y la finalización del mismo requiere un diálogo continuo entre el poder responsable de la administración colonial, el Comité Especial de Descolonización (Comité de los 24) y los propios habitantes de los territorios ilegal, injusta y brutalmente ocupados, acorde con las correspondientes resoluciones de las Naciones Unidas relativas a la descolonización.

En 1990, la Asamblea General proclamó la primera Década Internacional para la Erradicación del Colonialismo, que incluía un plan de acción específico. En diciembre de 2010 se cumplió el cincuenta aniversario de la Declaración del Derecho a la Independencia de las Naciones Colonizadas y sus Habitantes (Resolución 1514(XV) de 1960), coincidiendo con el final de la segunda Década Internacional para la erradicación del Colonialismo y la proclamación de la tercera, para oprobio y vergüenza de la comunidad internacional, ante la pasividad de los países colonialistas, entre ellos España.

La Unidad por la Descolonización asesora y apoya al denominado Comité de los 24 y su Bureau, mientras el Departamento para la Asamblea General y la Gestión de Conferencias suministra los servicios de secretaría. .

El 17 de mayo de 2013 la Asamblea General de las Naciones Unidas votó incluir a la Polinesia francesa en la lista de territorios no autónomos y por lo tanto pendientes de descolonizar, requiriendo al gobierno francés para "facilitar el rápido progreso hacia el proceso de autodeterminación". Mediante una resolución de consenso presentada por Nauru, Tuvalu y las Islas Salomón, la Asamblea ratificó "el derecho inalienable de los habitantes de la Polinesia francesa a la autodeterminación e independencia" bajo la Carta de las Naciones Unidas, y declaró que "existe una obligación (acorde con la Carta) por parte del Gobierno de Francia, responsable de la adminsitración del territorio, de transmitir información sobre la Polinesia francesa". Aunque Francia se comprometió a aportar información sobre la Polinesia francesa en 1946, junto con Nueva Caledonia, la transmisión de la información se detuvo al año siguiente, según ha declarado el delegado de las Islas Salomón.

En junio de 2011, el Consejo de Ministros de la Polinesia francesa adoptó una resolución en la búsqueda de un proceso de autodeterminación supervisado por las Naciones Unidas. La Asamblea del Territorio polinesio aprobó la resolución en agosto de 2011. El texto actual "envía un simple mensaje de paz y la esperanza de que la población pueda y quiera decidir su futuro", agregó el delegado.

En este sentido, la resolución adoptada por 193 miembros de la Asamblea General de la ONU requiere al Comité Especial de Descolonización de las Naciones Unidas para examinar el caso de la Polinesia Francesa, en su próximo período de sesiones y que informe a la Asamblea General en su sesión sexagésima. El Comité pide además al Gobierno francés "como potencia administradora interesada, intensificar su diálogo con la Polinesia Francesa con el fin de facilitar un rápido avance hacia un proceso de autodeterminación justo y efectivo, consensuando los términos y plazos para un proceso de libre determinación". La delegación francesa ante la ONU envió una carta a los Estados miembros el jueves 16 de mayo anunciando que no participaría en la reunión de la Asamblea General.

El asunto de Canarias es bien distinto, pues no reivindicamos ningún proceso de autodeterminación, en primer lugar porque fue sometida por la fuerza de las armas al servicio de la monarquía medieval española, genocidio y crímenes de lesa humanidad incluidos; y en segundo lugar por la votación en contra de integrarnos en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), de la que forma parte España, en el referéndum de autodeterminación celebrado el 12 de marzo de 1986, resultados que se gestionan con mayor facilidad desde el gobierno de Canarias, motivo por el cual el Movimiento por la Unidad del Pueblo Canario ha incluido en sus estatutos participar en todos los procesos electorales que atañan a Canarias, aunque se trate de una falsa autonomía, gobierno actualmente incapaz de gestionarlos, lo que sin embargo está haciendo el Movimiento por la Unidad del Pueblo Canario extraparlamentariamente.

MOVIMIENTO UPC