Criterios
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Venezuela lleva siete días sin carne de vacuno, que ya no se vende leer
SUPERCONFIDENCIAL ANDRÉS CHAVES

Y ella estaba allí

María
25/mar/12 2:08 AM
Edición impresa

1.- No la conocía; más bien menuda, con esa voz poderosa y clara que sólo usó para pedir "El País" y para decir que no a todo lo que le ofrecía la azafata, tan amable, de Air Europa. Antes y después de leer el periódico, del Pilar Cuesta Acosta , pasajera vip sentada en la butaca 1 A de la Preferente de Air Europa, no comió nada, ni tampoco bebió nada durante el vuelo. Sólo leyó de manera exhaustiva el periódico, luego se puso escribir en un cuaderno rojo de tapas de cuero y más tarde hojeó la revista de a bordo. Iba vestida con sencillez, vaqueros y tenis. No dio ninguna lata a la tripulación, no iba de diva y llevaba dos paquetes en la mano, uno de ellos de la firma Longchamp, si no recuerdo mal. Claro que ustedes no saben quién es del Pilar Cuesta Acosta (1951). Pues es Ana Belén , una gran mujer, una artista enorme, por la que siento admiración desde hace muchos años; contemporánea mía, actriz, cantante, activista política por temporadas. Yo leía "Mis páginas mejores", de Julio Camba (pepitas de calabaza ed.), que encontré, por fin, en la Casa del Libro, me quedé dormido a ratos, seguro que largué algún ronquido al "viento interior" del 737-800, por cierto comandado por Guillermo Hernández , un canario muy amable que además de aterrizar como los ángeles nos dio una completa información del vuelo, como el gasto de combustible por minuto, la velocidad sobre el suelo, el viento en contra que nos dificultaba (80 k.p.h.), la ruta a seguir, por Toledo y Cáceres, me parece, y luego al sur de Portugal, dejando Madeira, lejana, a la derecha, y enfilando Tenerife. Ana Belén actuó ayer aquí, en esta isla, a donde trajo su programa "A los hombres que amé", con canciones de unos cuantos autores, entre ellos el güimarero Pedro Guerra y el marido de Ana Belén, Víctor Manuel . Yo conocí a Víctor Manuel en el Festival de la Canción del Atlántico del Puerto de la Cruz, hace tropecientos años, que debió ganar, pero que un capitán general le chafó porque no le gustaba la letra de "El cobarde", un chico que prefería la paz a la guerra. Ana Belén viajaba sola, sin maquillar, parecía una chiquilla con el pelo suelto, que de vez en cuando se arreglaba con cierta coquetería. Bueno, no les puedo decir mucho más porque ya conté más arriba que el cansancio me venció en varios momentos del vuelo, se me cayó el libro, posiblemente me babé, como todos los prejubiletas que se embelesan en posición antinatural. Y eso. En fin, que me encantó ver tan de cerca a una a mis cantantes favoritas y que salí del avión detrás de ella, viéndola caminar, y tarareando, eso sí, para mis adentros, "Ahí está, ahí está, la Puerta del Alcalá", junto a la que había almorzado ese mismo día, qué casualidad, invitado por mis dos hijas.

2.- Por cierto, que Ana Belén me gustó especialmente en "La pasión turca", la película deVicente Aranda que ella protagonizó, según la novela del magnífico Antonio Gala . Un drama erótico que le venía al pelo a esta actriz que todo lo hace bien. Y hasta canta como los propios ángeles. El otro día vi a Antonio Gala con Anne Germain y lo encontré bien. Claro que la procesión va por dentro. Ojalá que viva muchos años este excelente escritor. Bueno, corto el rollo y voy a otra cosa. Por fin conseguí todo lo que hay de Julio Camba, a quien devoro: la citada, "Mis páginas mejores", "La rana viajera" (alhenamedia), "Un año en el otro mundo" (Rey Lear) y "Aventuras de una peseta" (también de alhenamedia). Las gentiles dependientas de La Casa del Libro me consiguieron lo imposible. Y me los traje en mi equipaje de mano. Paseé por Madrid con buen clima y me destrocé aún más la espalda, dañada por las largas horas ante el ordenador. Ha dicho el médico que si sigo así no tendré remedio y ahora lo que hago es escribir entre almohadas, pero no rebajo la actividad. No puedo. Me llama Mariam Moragas para una entrevista en su programa de El Día Televisión. Iré encantado. También participo en la COPE, los jueves. Pero lo bueno -lo malo para mí- es que no cobro nada, porque como les digo que me voy a jubilar, todo el mundo da por hecho que yo debo estar en todas partes, pero, eso sí, de baracalofi. Desde luego con mi amiga Mariam no me importa. Recibo carta de don José Segovia , ingeniero y cronista, que tiene una memoria prodigiosa y con el que tengo que echar un párrafo, acompañado de Carlos Acosta , que es otro octogenario egregio. Y así fue transcurriendo la semana, más tranquila que otras anteriores, aunque con mayor presión de esta profesión, que nunca duerme.

3.- Madrid está divino, aunque con menos gente en la calle y muchos locales vacíos. Es preocupante la situación económica del comercio. Tiendas que están liquidando y algunas otras cerradas. Hay que ver lo bien que le va a algunos -Zara, por ejemplo- y lo mal que le va a otros, que han tenido que echar el candado. Por cierto, si van a Las Rozas Village, no compren dada. No es un outlet, sino un camelo. La tienda de Polo Ralph Lauren, por ejemplo, vende a más del doble y el triple que las de los outlet de Miami. Un engañabobos. Se lo comento a algunos dependientes (de otros establecimientos de Madrid) y me dan la razón. No compré absolutamente nada, primero por los precios y, segundo y más importante, porque no tengo un duro. Sólo fui de paseo, a ver qué se respiraba en las afueras comerciales de Madrid. Que tengan un feliz domingo, porque yo les he contado todo lo que sé, que como pueden ver tampoco es nada del otro mundo.

achaves@radioranilla.com

SUPERCONFIDENCIAL ANDRÉS CHAVES