Comunicación

Los similares de EEUU buscan enfermos graves o esposas insatisfechas


COLPISA, Los Ángeles
20/ago/05 19:46 PM
Edición impresa

Enfermos graves, esposas insatisfechos o "patitos feos": éstos son algunos de los requisitos que se deben cumplir para ser seleccionados en algunas cadenas televisivas estadounidenses que ofrecen a cambio el estrellato y sueldos desorbitantes.

"Estamos interesados en potenciales candidatos que desean someterse a los siguientes procedimientos: trasplante de córnea, implante coclear, cirugía cráneo-facial", dice un anuncio para Miracle Workers (Trabajadores milagrosos) el "reality show" de la cadena ABC.

El programa "Extreme Makeover" (Cirugía radical) de ABC busca candidatos que necesiten una prótesis, sean sobrevivientes de un cáncer o divorciadas cuyo maridos las hayan dejado por otras más bellas.

También puede aspirar una pareja que esté "a punto de casarse y quiera cambiar su aspecto físico a través de la cirugía". ¿El premio?: una boda en uno de los programas más seguidos de la televisión y un nuevo aspecto general.

La cadena NBC ofrece a madres a competir junto a su hijo de 18 años en "Mother/Son Fear Factor" o a ex esposos o ex novios a participar en "Ex's Fear Factor", ambos programas derivados del popular "Fear Factor". ¿El premio?: 50.000 dólares.

Beneficios tentadores

La lista de ofertas es interminable y los beneficios pueden resultar tentadores para todos aquellos que deseen dar un giro a sus vidas. Y la idea de participar en programas de televisión que alcanzan los picos máximos de audiencia no es nada desdeñable para los estadounidenses ávidos de, al menos, unos minutos de fama.

Según un estudio que aparecerá en la próxima edición de la revista "Journal of Consumer Research", la fascinación de los estadounidenses por los "reality show" se debe a que los participantes son personas reales que bien pueden ser ellos o sus vecinos.

Para Robert Bianco, encargado de la sección Televisión del periódico "USA Today", la popularidad de estos programas se debe además a que los estadounidenses tienen una obsesión con competir. Con estos alicientes, las cadenas de televisión no tienen ninguna dificultad en encontrar candidatos para estos programas.

"Nos educan para alcanzar la fama: crecemos con la idea de que si realmente quieres, puedes llegar a ser una estrella de cine o presidente", opinó Bianco. "Si no lo logras, bueno, te puedes deprimir o... participar en un reality show", bromeó.