Carnaval

El Coso Infantil abre la Piñata en Santa Cruz

La reina de la cantera y su corte de honor presidieron ayer el desfile, que recorrió desde el García Sanabria a La Marina.
El Día
17/feb/18 6:27 AM
Edición impresa
El Coso Infantil abre la Piñata en Santa Cruz

C entenares de niños participaron en la tarde de ayer en el Coso Infantil del Carnaval, una iniciativa que la organización incorporó hace ya más de 20 años a propuesta de la entonces concejala de Fiestas, Maribel Oñate, y que se ha consolidado en el tiempo como una de las citas más divertidas para la cantera de la fiesta. Curiosamente, un acto entrañable que en ediciones anteriores se ha visto amenazado por el mal tiempo y que ayer se celebró en un tiempo veraniego.

La reina infantil, Ayelén Pierchurowicz Lutzardo, con la fantasía "Y en este jardín, yo soy la reina", del diseñador Borja Abreu, presidió el desfile, junto a su corte de honor: Adriana María Méndez, con "Cleo y sus Amigos", de Santi Castro, designada primera dama de honor, en representación de PCAN Estación de Barranco Hondo y Sala Tenerife Sur; segunda dama, Carlota Cortés Cruz, con "¡Luces, Cámara, Acción!", de Eduardo Martín, con el patrocionio de Club Rik&Rok- Alcampo La Laguna; tercera dama, Daniela Torres Navarro, con "Diente de León", de Daniel Pages, representando a Fachadas Dimurol S.L, y cuarta dama, Daniela González Jorge, con "¿Vienes de París?", de Santi Castro, para Ferreterías Castro Delgado y Las Pirámides.

Entre los participantes llamó la atención la espectacularidad del baile de la comparsa infantil Tropicana, bajo la tutela de Carlos Gustavo Morales, excomparsero de Cariocas y Tropicana que en su regreso con la formación de cuerpo de baile de Candelaria se ha convertido en un referente.

Llamativa fue la participación no solo de las murgas infantiles, con la ganadora Rebobinados -la Ni Fú-Ni Fá del Coso infantil de ayer- a la cabeza, sino también de los grupos coreográficos, que fueron la columna vertebral del desfile, al que se sumaron numerosos anónimos y ganadores del concurso de disfraces infantiles.

Durante el trayecto, los niños recibieron los elogios y el ánimo de los carnavaleros, testigos de que la cantera pisa fuerte.