Canarias

Los expertos asumen un futuro de renovables, pero dudan de los plazos

Una jornada sobre el tránsito a otras energías constata que el petróleo seguirá subiendo un 0,7% hasta 2030 y que el gas será clave en 2050 o más tarde, aunque hay visiones diversas.
Álvaro Morales, Tenerife
24/feb/18 6:07 AM
Edición impresa
Los expertos asumen un futuro de renovables, pero dudan de los plazos

Canarias transitará hacia un modelo energético básicamente limpio, pero lo que no está tan claro es la fecha para fijar el 100%, si es que alguna vez se alcanza algo así dadas las limitaciones en ámbitos como el aéreo. Esa es la principal conclusión de la mesa redonda celebrada ayer en el santacrucero hotel Mencey entre expertos con motivo de una jornada sobre la transición hacia nuevos modelos en esta materia organizada por el Club Español de la Energía y patrocinada por Red Eléctrica de España.

Bajo la moderación de Francisco Ramos Real, profesor de Economía de la ULL y experto en energía y gas, la mesa constató la creciente introducción de renovables, pero también la "necesidad" del gas natural, aunque social y políticamente crezca su rechazo. Si bien se ha fijado 2050 como el año para llegar al 100% de energía renovable en las Islas, ayer se apuntaron dudas sobre si, en esa fecha, seguirá siendo necesario el gas o si ámbitos como el transporte terrestre pesado, barcos o aviones podrán algún día optar solo por la limpia.

En representación de Cepsa, Héctor Perea indicó que, a escala planetaria, hasta 2030 aún se prevé un aumento del 0,7% del petróleo, la mitad de lo que ha crecido en los últimos 15 años, pero algo muy indicativo de que los plazos hay que relativizarlos. Para España, calcula un -0,5%, situación similar para Canarias, donde, sin embargo, se barrunta un gran futuro para el vehículo eléctrico. Sobre la refinería, y a la espera de la resolución judicial respecto a la calidad del aire, garantizó que mantendrá su actividad actual.

Rafael Del Río (Iberdrola) remarcó la necesidad de invertir en redes de distribución y digitalización, por ejemplo, mediante contadores inteligentes. Según subrayó, la energía de centrales nucleares sigue siendo la más barata y el Estado es el que debe fijar los precios en la transición, mientras que las compañías continuarán invirtiendo según rentabilidad.

Desde el Iter, Manuel Cerdán puso el énfasis en la gran competitividad que está aportando China al rebajar los costes de la fotovoltaica, hasta el punto de que los precios por panel y kilowatio serán muy atractivos en comparación con el barril de petróleo y otras fuentes. Asimismo, advirtió de las ventajas de las baterías a instalar debajo de las placas y del potencial del vehículo eléctrico, dejando apuntes sobre nuevos experimentos para aviones en un planteamiento bastante optimista sobre el futuro de la limpia.

María Sicilia (Enagas) ahondó en esto y cree que las renovables se impondrán por su competitividad, pero subrayó la necesidad del gas y lo cree clave aún entre 2040 y 50, manteniendo dudas sobre si no seguirá siendo fundamental después de la descarbonización en esa mitad de siglo, sobre todo porque las baterías garantizarán almacenamiento de hasta 6 semanas, pero no mucho más, con lo que se precisan centrales térmicas con gas.

Por Redexis, Miguel Mayrata remarcó que se habla mucho de limpia, pero la parte eléctrica implica solo el 20%, por lo que el 80% restante seguirá necesitando de otras fuentes. En este sentido, considera clave para las Islas el gas propanado que plantea su empresa.

Solo Podemos y NC muestran un rechazo claro al gas natural

Tras la mesa más técnica, y moderada por el subdirector de El Día, Jorge Espinel, se desarrolló una de seis miembros de partidos con presencia canaria en las Cortes y en el Parlamento regional (en el que solo falta Cs), En este caso, las divergencias afloraron de manera más clara, con Podemos y NC entre los críticos del gas. El diputado por Tenerife Alberto Rodríguez tiene claro que es preferible al petróleo, pero cree casi insultante que se le defienda sin ambages cuando las renovables en Canarias solo alcanzan el 8%, pese a su enorme potencial. Por eso, por coste social, económico y contra el cambio climático, no tiene dudas sobre la prioridad, algo en lo que coincide con José Alberto Campos (NC), quien censura la falta de planificación y de modelo en Canarias no solo sobre energía, sino turismo y desarrollo, pese a sus innegables conexiones. José Segura intervino por el PSOE en ausencia de la portavoz de Energía en el Congreso (Pilar Lucio), cuyo padre falleció. El experimentado político defendió la regasificadora, sobre todo por los numerosos buques que pasan por las Islas, y, por ello, se distanció de la última postura regional de su grupo, muy crítico con el gas ciudad. Esto sirvió a Socorro Beato (CC) para apuntalar la apuesta del Gobierno por la limpia sin obviar esta alternativa transitoria, mientras que Guillermo Mariscal (PP) censuró a los que rechazan grandes inversiones, así como que, de repente, todos se conviertan en expertos. Mariano Cejas, de Cs, cree, sin embargo, que el Gobierno regional no ha hecho su tarea en esta materia.

Clavijo avisa a Gran Canaria y Alonso prefiere obviar fechas

Antes de esta mesa, la jornada la inauguró el presidente regional, Fernando Clavijo, y el del Cabildo tinerfeño, Carlos Alonso. Como hiciera el martes, Clavijo insistió en que, en 2025, Canarias alcanzará el 45% de limpias, pero remarcó la necesidad del gas. De ahí que advirtiera a islas que lo rechazan, como Gran Canaria, de las derivadas contrarias en los 32 años que faltan hasta 2050, cuando se debe alcanzar el 100% de renovables por el acuerdo con Greenpeace. Alonso subrayó la relevancia de centrarse más en hechos que en fechas, remarcando la necesidad de regasificadoras.