Canarias
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Dolores Delgado cancela su agenda de esta tarde en Zaragoza leer

Ya van 2.000 hectáreas quemadas y 800 evacuados por el incedio en la cumbre de Gran Canaria

El Cabildo procedió a desalojar el Parador Nacional ante un fuego calificado de muy agresivo, con llamas de 25 metros de altura.
Efe, Las Palmas de Gran Canaria
21/sep/17 6:04 AM
Edición impresa
 

Las Palmas de Gran Canaria, EFE Los equipos de socorro han desalojado esta madrugada dos nuevos barrios en el municipio de San Mateo (Gran Canaria), La Lechucilla y el Lomo de los Ingleses, con lo que la cifra de evacuados de sus viviendas debido al incendio que se declaró ayer en la cumbre de la isla se eleva ya a 800.

Un helicóptero va a realizar en los próximos minutos un vuelo de reconocimiento sobre la zona afectada por el fuego, que anoche ya había quemado más de 2.000 hectáreas, para hacer balance de situación y distribuir al resto de helicópteros e hidroaviones.

Una portavoz del 112 de Canarias ha precisado a Efe que por el momento no ha sido necesario prestar asistencia sanitaria a nadie, aunque hay un amplio dispositivo médico desplegado en San Mateo, Agüimes y Tunte para ofrecer la ayuda que se precise.

Durante la noche, unos 300 efectivos han intentado desde tierra frenar el avance del incendio, a la espera de que con el amanecer pudieran volver a actuar los medios aéreos.

Está previsto que desde primera hora vuelvan a descargar agua sobre la cumbre las ocho aeronaves que ya operaron ayer (siete helicópteros y un avión forestal), a las que se sumarán a lo largo del día dos hidroaviones de mayor capacidad y un avión de carga que han sido solicitados al Ministerio de Medio Ambiente.

Los responsables del operativo confiaban anoche en un cambio del tiempo que ayudara a parar el incendio, con descenso de las temperaturas y, sobre todo, humedad en forma de niebla o lloviznas.

Según ha escrito esta madrugada la directora general de Emergencias del Gobierno canario, Nazaret Díaz, en su cuenta de Twitter, esas lloviznas han llegado "y la cosa va mejorando".

Las carreteras de acceso a la cumbre de Gran Canaria siguen cerradas al tráfico para evitar riesgos y las autoridades han renovado su llamamiento a la población para que se aleje de las zonas expuestas al fuego y esté pendiente de los avisos que reciba de la Guardia Civil, si reside cerca de las zonas afectadas.

Las clases se han suspendido en el municipio de Tejeda, por precaución. Y tampoco habrá actividad lectiva en el municipio de San Mateo, aunque en este caso no ha sido necesario suspenderla, porque esta localidad grancanaria celebra hoy su fiesta patronal.

El incendio se declaró poco antes de las 14.00 horas y se extendió con una rapidez inesperada, debido a las condiciones de viento. A las tres horas de haber comenzado, ya había quemado unas 1.000 hectáreas y tenía un frente con llamas de 25 metros de altura.

Equipos movilizados por el Cabildo de Gran Canaria, el Gobierno canario, el Ministerio de Medio Ambiente y la Unidad Militar de Emergencias han trabajado desde entonces para frenar su avance, con apoyo de medios facilitados por las fuerzas de seguridad y de varios ayuntamientos de la insta.

Está previsto que esta mañana reciban refuerzos, gracias al personal ofrecido por otros cabildos y a 90 soldados más de la UME que el Ministerio de Defensa ha desplazado a la isla desde Sevilla.