Canarias
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El PP quiere que los jueces, y no el Parlamento, elijan al Consejo General del Poder Judicial leer
EL HIERRO

El consejero insular de NC se niega a una censura durante este mandato

Eutimio Armas, ex del PSOE, aseguró ayer a EL DÍA que, en ningún caso, participará en una moción contra Allende (AHI-CC), lo que contrasta con la creciente expectación en otros partidos de la Isla.
Álvaro Morales, Tenerife
21/dic/16 6:12 AM
Edición impresa

Con diferencia, AHI-CC sigue siendo la principal fuerza en El Hierro, con un senador, dos diputados regionales, la presidencia del Cabildo y la Alcaldía de Valverde. Sin embargo, y pese a sus afiliados y trayectoria exitosa, la agrupación vive una situación complicada porque su poder en la Isla parece tambalearse. Tras perder el gobierno en La Frontera de la mano del PSOE y UF el pasado 23 de noviembre, los "independientes" se exponen ahora a una moción de censura inminente en Valverde (en el PSOE no se descarta que la presenten hoy mismo con el PP o en pocos días), pero, sobre todo, con un gobierno insular que depende del consejero de NC, Eutimio Armas, ya que el resto de partidos (sobre todo en el PSOE y PP) ven cada vez más factible un cambio que desbanque a Belén Allende, de la que dicen que solo consigue unir a los demás en su contra por su forma de ser.

No obstante, y en declaraciones a El Día, Eutimio Armas indicó en la tarde de ayer que, en ningún caso, participará en una censura porque considera que el gobierno insular está funcionando bien y porque ve muy difícil que un pacto entre PSOE, PP, Podemos y NC dé estabilidad. Sus palabras las ratificó a este periódico el líder regional de su formación, Román Rodríguez, quien dice que no están para crear estabilidad y tampoco ve fácil la combinación alternativa.

Sin embargo, fuentes del PSC sostienen que Rodríguez no puede desvelar las auténticas maniobras e intenciones respecto al Cabildo y que todo depende de si logran convencer a Armas, consejero que perteneció al PSC (incluso se le ve aún en reuniones del partido en Gran Canaria) y que también rompió con Unión Frontera (Frente Común), con los que se presentó en 2015, precisamente por rechazar la censura a la que UF le instaba.

Según estas fuentes, y frente a lo dicho ayer por el propio Armas, en las últimas horas se ha avanzado mucho para que gire su posición y propicie otro cambio que, por supuesto y como con La Frontera o Valverde, Allende considera que no comprenderán los ciudadanos. En CC, ayer se seguía confiando en que ni siquiera la censura de Valverde se presente.

Revuelta en AHI si se consuman los cambios

Los protagonistas le quitan hierro (sin juego de palabras), pero resulta evidente que AHI vive una clara división por cómo dirige el partido Belén Allende, discrepancias que llegan también al Parlamento de Canarias y que confirman el resto de partidos y hasta fuentes regionales de CC. El otro diputado, David Cabrera, aseguró ayer a EL DÍA que su relación con la presidenta insular es buena, aunque no disimula que tiene "su forma de ser". Cabrera subraya que ahora no ocupa cargos orgánicos y minimiza la división, pero otras muchas fuentes recalcan las grandes diferencias que le separan de Allende y, con él, al sector de Tomás Padrón. Lo que sí admite el siempre cauteloso Cabrera es que, si se confirma que, en apenas un mes y medio, no solo pierden La Frontera, sino Valverde, en AHI habría una crisis potente (y más si algún día cae el Cabildo) porque deberían plantearse qué ha ocurrido y cómo reconducirlo. El otro representante clave de AHI a escala regional, el consejero de Agricultura, Narvay Quintero, al que también se le sitúa en una visión opuesta a la de Allende, prefirió ayer no referirse a lo que aún cataloga como especulaciones sobre censuras, recalcando que le ha indicado a sus allegados en AHI que solo hablen cuando se presenten. Tampoco se quiso pronunciar sobre sus supuestas diferencias con la diputada, si bien Quintero ya cambió sobre la censura de La Frontera, pues empeñó su puesto hasta que la Isla quedó fuera del paraguas del pacto.

EL HIERRO