Canarias
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
CCOO echa por tierra el convenio de hostelería firmado para la provincia tinerfeña leer

El ramo gomero, ofrenda y tradición

Este elemento está próximo a ser declarado BIC, ya que el pleno del Cabildo dio su conformidad, tras la moción presentada por la ASG, al inicio de los trámites para que sea reconocido por el Gobierno canario.
Domingo Barbuzano
15/nov/15 6:17 AM
Edición impresa

El baile del tambor, el romancero gomero y la tradicional elaboración del ramo están próximos a ser declarados Bien de Interés Cultural (BIC). Y es que el pleno del Cabildo dio su conformidad, tras la moción presentada por parte de la Agrupación Socialista Gomera (ASG), al inicio de los trámites administrativos para que estos valores patrimoniales obtengan la máxima protección y reconocimiento por parte del Gobierno de Canarias. Hoy vamos a conocer un poco mas el ramo, que es un armazón realizado con un tallo de caña dulce profusamente adornado con flores, frutas y dulces.

Como dicen los entendidos en esta tradición Miguel Ángel Hernández Méndez e Inma Hernández Chinea, el ramo encabeza la procesión en honor a un santo y se asocia, tradicionalmente, a una ofrenda a la tierra, mediante los productos que da la misma. "El ramo -destacan-, para el que se consiguen frutas, flores y verduras sanas y exquisitas, es una evocación a la fertilidad, a la abundancia. La elaboración y ofrenda de estos productos es algo muy extendido por muchas culturas, aunque cada una con sus particularidades".

Aunque el investigador Alberto Galván Tudela diga que se trata de un ritual donde se celebra el esplendor de la vegetación, de los frutos de la tierra y relacionado con el mes de mayo, en La Gomera, la celebración del ramo no se corresponde con dicho mes, sino con un calendario de festividades de los pueblos a lo largo del verano, y alguna incluso en pleno invierno, como en la festividad de la Virgen de los Reyes, en Valle Gran Rey, que tiene lugar el 6 de enero.

Para Miguel Ángel Hernández Méndez e Inma Hernández Chinea establecer y asignar un origen geográfico concreto a la confección del ramo es una tarea complicada, aunque citan de nuevo a Alberto Galván Tudela, quien, en su libro "Las fiestas populares canarias", hace una aproximación a la tradición del ramo en Arure. "Pueblo -añaden Miguel Ángel e Inma- donde sigue conservando ciertas pautas culturales que lo diferencian de la simple elaboración de un ramo que llevar en una procesión: cada año confecciona el ramo una familia, que, al finalizar la fiesta, se lo entrega a la que lo va a realizar el año siguiente".

El ramo consta de cuatro partes: base, pantalla, cuerpo y corona, y en "los últimos años ha proliferado la realización del ramo en diferentes festividades a lo largo de la geografía gomera. En el barranco de San Sebastián, villa capital, cada año el ramo es subastado en torno a la iglesia, en el centro de la plaza. Aquel que más puja, hace el ramo para el año próximo y lo consume en familia. En Agulo, ha sido sustituido por arcos de fruta como forma de rivalizar entre Las Montañetas y Las Casas".

La confección del ramo está vinculada a promesas realizadas por las familias, existiendo una lista en donde las personas que quieran hacer el ramo tienen que apuntarse antes. En la de la Virgen de la Salud hay "lista de espera" de hasta 10 años. Entre las promesas destacan las relacionadas con la salud, la emigración, el trabajo o la suerte.

La fiesta empieza por la mañana, en la casa de la familia que ha hecho la promesa de hacer el ramo. Allí se congregan los que van a participar en su elaboración y se les agasaja con un brindis sencillo consistente en pan, bollos, higos pasados, queso o vino. Una vez el ramo está terminado, se lleva en procesión acompañado de tambores y chácaras, hacia la iglesia.