Canarias
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El Pacto de Toledo cierra un acuerdo para actualizar la pensión solo con el IPC leer

Canarias permite la recuperación de la audición con menos riesgo

El Hospital Insular Materno-Infantil de Gran Canaria incorpora un implante coclear de última generación que permite que el paciente reciba sin peligro resonancias magnéticas.
Efe, Las Palmas
18/sep/14 1:05 AM
Edición impresa
Canarias permite la recuperación de la audición con menos riesgo

El Hospital Universitario Insular-Materno Infantil de Gran Canaria lidera en la sanidad española la recuperación de la audición a través de un implante coclear de última generación, que permite que el paciente sea sometido a resonancias magnéticas sin riesgo para su salud.

Según informó ayer el jefe de Otorrinolaringología del complejo hospitalario, Ángel Ramos, una canaria de 61 años se convirtió en agosto en la primera paciente que recibe en España una unidad de implante coclear de última generación y que, desde entonces, se han colocado otras dos unidades, la última ayer mismo.

El doctor destacó que, al contrario de otros implantes cocleares, el de última generación de titanio no precisa la retirada quirúrgica del imán de Synchrony para la realización de una resonancia magnética de alta resolución a 3.0 Tesla.

La novedad es que el imán gira libremente y se alinea automáticamente dentro del encapsulado, lo que impide que se vea afectado por el campo magnético de la resonancia, que de esta forma se realiza con "mayor comodidad y seguridad".

Ángel Ramos aseguró que el nuevo implante permite la recuperación de la audición del paciente y de "aquellos elementos que mejoran más su calidad de vida". "Este invento ya se utiliza a nivel mundial y es un producto seguro que aporta muchos beneficios" a la persona que sufre sordera.

Ramos considera que para su departamento, que trabaja con implantes cocleares desde 1991, con casi un millar de intervenciones en su historial, ha sido "una suerte" hacer el primer implante de última generación en España.

La primera española en disfrutar de esta tecnología es una lanzaroteña, Gloria Almeida Moreno, quien se quedó sorda de los dos oídos hace cuatro años y que ayer recordar algunos sonidos y comenzar a conversar. Su primera clase fue impartida por el enfermero Juan Carlos Falcón, quien, a través de un ordenador, regulaba los sonidos agudos y graves para que Almeida Moreno volviera a reconocerlos y ubicarlos.