Sociedad
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Secuestrados doce tripulantes de un mercante suizo en aguas de Nigeria leer

La vuelta al mundo de un reportero

El periodista tinerfeño César Sar culminó hace unos días su segundo periplo por el planeta para elaborar de nuevo el proyecto audiovisual "El turista", resultado de una intensa experiencia personal.
El Día
9/sep/18 6:21 AM
Edición impresa

D ar la vuelta al mundo, en 80 días o no, es una ilusión casi inalcanzable para mucha gente. El periodista tinerfeño César Sar (S/C de Tenerife, 1975) no lo ha hecho una sola vez, sino dos. La primera entre 2011 y 2012. La segunda la culminó hace unos días, el pasado lunes, tras iniciarla el 1 de junio de 2017. Tanto en una como en otra la intención era grabar en formato audiovisual una aventura que en ambos casos ha quedado registrada como espacio televisivo: "El turista 1 y 2".

"He repetido algunos destinos y otros han sido nuevos. Sí seguí otra vez el modelo de ruta, diseñado por mí, que consiste en evitar siempre el invierno para empezar en el Hemisferio Norte durante la primavera, continuar en verano y terminar en otoño. Luego pasé al Hemisferio Sur con un viaje por idénticas estaciones de manera consecutiva. Iniciamos la aventura con rumbo Este en África para saltar luego a Turquía, Israel, Asia, etcétera", explica César Sar.

Las diferencias entre ambos viajes son, sin embargo, sustanciales: "El primero fue en solitario y autofinanciado con trípode, mochila y ordenador. Vendí mi casa, dejé mi trabajo de presentador de entrevistas políticas en televisión, en concreto en Canal 6, y recorrí 36 países en trece meses. El motivo: tenía 35 años y no me gustó lo que vi en mi proyección de los 55. Me gustaba viajar y lo hacía habitualmente en mis vacaciones. Esta vez ha sido muy distinto porque conmigo fue un cámara de una productora, una empresa que se encargó de la logística y me apoyó en el proyecto".

Sar señala que "la clave estuvo en el resultado del primer viaje. Yo hice el guion, le puse la voz y elegí los temas a desarrollar en cada lugar. Una empresa canaria, que ha repetido en esta segunda ocasión, hizo luego un extraordinario trabajo de montaje y edición".

Después de culminar todo el proceso, "El turista 1" atrajo a un productor ejecutivo, Pablo Oramas, CEO de Canary Financial Investimens, y se distribuyó de forma extraordinaria. Lo valora así el protagonista: "Lo compró siete veces Fox Canal Viajar, estuvo en las señales de Renfe, hubo un acuerdo con Iberia, Movistar TV lo incorporó en los móviles y se emitió en una plataforma estadounidense en español, Ultra Docu, así como en la Televisión Canaria. Un auténtico bombazo".

Nuestro turista considera que "ha sido similar el punto de partida. Si en 2011 tenía un trabajo consolidado, en 2017 también, como miembro del consejo directivo de la Televisión Canaria, que dejé apenas cuatro meses después de ser nombrado. Me ofrecieron hacer la segunda temporada, esta vez en español y en inglés, y me lancé. Muchos me llamaron loco y creyeron que no lo conseguiría pero se equivocaron".

Sar confiesa que "en ninguno de los dos viajes ha habido malas experiencias. Nada serio, salvo algún problema puntual de salud rápidamente solventado".

"No hay mucho tiempo para pensar porque el trabajo es intenso", valora César, pero "si algo tengo claro es que el ser humano, sea de donde sea, tiene un denominador común: se levanta cada mañana con la idea de ganar algo de dinero, sacar adelante a su familia y tener un tiempo para el ocio. Igual en Mozambique que en Suiza o en Mongolia, donde el nómada ordeña las cabras bien temprano a diario para darles lo mejor a los suyos".

César considera que "he cambiado en lo físico porque antes del primer viaje pesaba 90 kilos y ahora 65. Y también en lo espiritual porque era muy temperamental y pasional, mientras que ahora me pregunto el porqué de las cosas y procuro tener más empatía. Un ejemplo: cuando se cancela un vuelo el que da la cara y aguanta las quejas no es responsable de nada y hay dos opciones; o bien descargar toda tu ira en él o entender que trabaja para una empresa y procurar que te informe sobre si el avión saldrá mañana o se puede pasar la noche en un hotel. He aprendido a elegir la segunda opción".

"El turista" tiene muy claro que "viajar enriquece. Soy canario y a mucha honra aunque hable raro. Los procesos migratorios son positivos, aportan, como ocurrió con quienes de aquí marcharon a Sudamérica, lo que nos dejó la salsa o la arepa. Salir fuera te hace valorar lo que tienes en casa. Yo vivo en Tenerife por elección, podría residir en otro sitio por mi trabajo, pero aquí me quedo. No lo hago por ombliguismo sino porque es el mejor sitio para vivir".

César cuenta que "todos los isleños del mundo tienen parámetros comunes. Por ejemplo, la relatividad de la distancia en cuanto a su percepción porque una hora en coche es ya ir muy lejos. O el aislamiento, que lleva a pensar que todo lo tuyo es lo mejor y lo de fuera peligroso. Como en Bali, en Indonesia, donde creen que la isla es el lugar más bonito del mundo, el centro del universo, y tienen hasta su propia religión orientada en este sentido. De hecho, piensan que Dios creó Bali primero y luego todo lo demás. Pero pasa en mayor o menor medida en el resto de archipiélagos".

El periplo de Sar fue diseñado para ser luego divulgado en televisión. En este momento, asegura, "estamos pendientes de concretar el proceso de venta y difusión. Fox se ha comprometido a comprarlo otra vez para Canal Viajar si mantiene la calidad del primer trabajo, lo que yo entiendo garantizado con detalles como que esta vez se edita también en inglés, que es el idioma predominante aunque se mantiene el español. El primer documental se hizo en un formato flexible que dejó la serie en 34 capítulos de media hora o 17 de una hora. Hay más novias como Netflix y la decisión no la hemos tomado aún".

Sar ha contado con un equipo cien por cien canario, aunque tuvo de manera puntual la colaboración de personas de terceros países.

Entre las actividades desarrolladas en este tiempo ha habido saltos en paracaídas, escalada, ascensos a montañas de 6.000 metros, raftin en aguas bravas, vuelos en ala delta, helicóptero o globo, parapente o submarinismo, entre muchas otras. Un torbellino de energía con especial suelta de adrenalina al nadar con delfines o el tiburón-ballena, en libertad, interactuar con canguros salvajes o visitar reservas naturales de animales en África.

El protagonista de la serie se ha alimentado mucho y bien, desde restaurantes con estrella Michelin hasta insectos procurando siempre adaptarse a la gastronomía local.

César Sar adelanta que ya tiene financiación para una tercera temporada de "El turista", pero que ahora "toca centrarse en esta segunda edición". Valora que "ha sido intenso y gratificante, el mejor trabajo del mundo, pero hay que terminarlo". Y es que le resta escribir los guiones de cada una de las historias y locutarlas para que, en simultáneo, el equipo edite las piezas y se realicen las traducciones y locuciones en inglés. La labor de edición es igual o más importante incluso que las propias grabaciones. Así que todavía queda un gran trabajo por delante hasta rematar.

Nuestro particular turista y viajero no quiso concluir sin recordar que "lo mejor de este tipo de experiencias no son los lugares, sino las personas que encuentras por el camino".

en cifras

15 meses para el periplo, del 1 de junio de 2017 y el 3 de septiembre de 2018.

60 países visitó "el turista" en este segundo viaje por los 36 del primero.

34 capítulos de media hora formaron "El turista 1".

1.000 páginas ocuparon los guiones de edición y locución de "El turista 2".

95 vuelos tomó Sar en esta segunda vuelta al mundo.

César Sar ha estado en 110 países. En su primer viaje alrededor del mundo en 36 y en el segundo en 60. No suman juntos estas últimas cifras la cantidad global porque el resto de experiencias son producto de otros desplazamientos. Lo tiene muy claro: "El lugar más bello del mundo es la Antártida. Tanto que cuando iba en la proa de un pequeño barco oceanográfico al contemplar un paisaje espectacular lleno de cascotes de hielo, en un atardecer precioso lloré como un niño. Nunca he visto nada tan bonito, El capitán argentino del buque, Sergio, que conocía el motivo de mi viaje, se acercó a mí para compartir que él, pese a recorrer la zona durante 25 años, coincidía absolutamente conmigo y siempre encontraba algo nuevo y mágico allí. Le dije que si no lloraba y me contestó que era porque ya no le quedaban lágrimas". Poquísimos programas de viajes incluyen el continente helado, la inhóspita tierra del Polo Sur. Por contra, aunque asegura que "no me gusta hablar mal de ningún destino", sí deja claro que "a un amigo le diría que no fuera al sultanato de Brunei. Tenía curiosidad y quedó defraudada. No hay nada salvo el lujoso palacio del sultán. No volvería allí, al menos en principìo".