Nacional
LO ÚLTIMO:
Un hombre hiere a su esposa con una escopeta y se entrega a la Guardia Civil leer
CASO NÓOS

Diego Torres obtiene el segundo grado penitenciario en la prisión de Brians-2

Barcelona, EFE
31/ago/18 13:03 PM
eldia.es

La Dirección General de Servicios Penitenciarios de la Generalitat ha otorgado el segundo grado a Diego Torres, que cumple cinco años y ocho meses de cárcel en el centro barcelonés de Brians-2, por lo que podrá optar a obtener permisos a partir de que cumpla una cuarta parte de la condena.

Según han informado fuentes penitenciarias, Torres, que permanece ingresado desde junio pasado en la cárcel de Brians-2, en Sant Esteve Sesrovires (Barcelona), ha sido clasificado por los Servicios Penitenciarios en el segundo grado, el mismo que se otorgó el pasado 23 de agosto a su exsocio Iñaki Urdangarin, preso en la cárcel abulense de Brieva.

La clasificación de Torres en el segundo grado penitenciario no comportará a la práctica ningún cambio sustancial en su régimen de vida respecto a las condiciones de seguridad, comunicaciones, orden y disciplina, que serán prácticamente idénticas a las que tenía antes de ser clasificado, según las fuentes.

Torres ingresó el pasado 18 de junio en la cárcel de Brians-2 para cumplir la condena de cinco años y ocho meses impuesta por el Tribunal Supremo por el caso Nóos y, como establece el reglamento penitenciario, el centro disponía de un plazo máximo de dos meses para hacer una propuesta de clasificación entre el primer, el segundo o el tercer grado.

La Junta de Tratamiento del centro de Brians elevó su propuesta a la Dirección General de Servicios Penitenciarios de la Generalitat, que es la que ha adoptado la decisión de otorgarle el segundo grado, medida que el interno puede recurrir ahora ante el juzgado de vigilancia penitenciaria.

Torres continuará ingresado en el régimen ordinario del centro de Brians-2, según las fuentes.

Una vez obtenido el segundo grado, Torres podrá acceder a los permisos cuando haya cumplido una cuarta parte de su condena.

No obstante, las fuentes consultadas han precisado que el plazo de una cuarta parte de la condena no inicia ningún automatismo en la concesión de los permisos, sino que es a partir de este límite temporal cuando se abre la posibilidad de empezar a salir del centro, teniendo en cuenta la evolución del interno en su tratamiento, su conducta en la cárcel y otros criterios, como si tiene apoyo familiar, domicilio y ha satisfecho la responsabilidad civil.

Tal y como prevé la ley, la clasificación inicial de Torres en el segundo grado penitenciario se revisará en un periodo máximo de seis meses.

CASO NÓOS