Sucesos

Seis años y medio de cárcel para dos acusados de portar 10 kilos de cocaína

Los procesados también deberán abonar una multa por valor de 714.000 euros, después de que fueran detenidos en mayo de 2016 en Santa Cruz.
Noé Ramón, S/C de Tenerife
7/feb/18 6:25 AM
Edición impresa

Martín F.R. y Antonio M.P.R. fueron condenados a cumplir una pena de seis años y medio de cárcel cada uno y a pagar una multa que en total suma 714.000 euros al ser considerados culpables de un delito agravado contra la salud pública. Ambos fueron detenidos en la noche del 1 de mayo de 2016 en el centro de Santa Cruz con algo más de diez kilos de cocaína de una pureza del 74,4% y casi 19 gramos de hachís de una riqueza del 23%. De haber conseguido vender estas sustancias en el mercado negro, las ganancias habrían sumado 356.500 euros.

Ayer se celebró la vista oral en la Audiencia Provincial, en el transcurso de la cual los dos procesados asumieron su culpabilidad y mostraron arrepentimiento, por lo que la Fiscalía aceptó rebajar la pena sobre los iniciales siete años y medio que pedía. En la vista intervinieron varios miembros de la Policía Local de Santa Cruz, quienes relataron que aquella noche los acusados fueron sorprendidos portando estas sustancias mientras participaban en un dispositivo de seguridad en el marco de una carrera nocturna.

Detrás de este vehículo iba otro que logró huir cuando fue interceptado el primero, por lo cual nunca fue posible llevar a cabo una identificación del mismo ni de sus ocupantes.

Un agente declaró que optaron por detener los coches al ver que ambos circulaban "anormalmente lentos" y realizaron maniobras para esquivar el control pero con tan mala suerte que incluso se llegaron a meter en las vallas donde estaban los agentes policiales. Uno de los detenidos llevaba un documento de identificación extranjero que no era suyo. En su momento ambos confesaron que iban a entregar esta droga a unas personas que los esperaban en la avenida de la Trinidad de La Laguna a cambio de dinero.

La sentencia ya es firme al aceptar la pena tanto las defensas como la Fiscalía y comprometerse ambos a no presentar un recurso.