Santa Cruz de Tenerife

La recuperación de destinos como Turquía o Egipto puede presionar los precios hoteleros

Madrid, Europa Press
3/feb/18 10:42 AM
eldia.es

Los hoteleros españoles deben afianzar su posición frente a la recuperación de destinos competidores como Turquía, Egipto y Grecia, que ejercerán una mayor presión sobre precios y pueden desviar parte del turismo emisor del norte de Europa hacia otros destinos de 'sol y playa', según la consultora internacional Christie & Co.

En su informe 'Business Outlook 2018', en el que repasa las cifras de inversión más importantes en España, Europa y Reino Unido, hace hincapié en el incremento de la inversión registrada en 2017 en España, mayormente llevada a cabo por inversores (51,2%), cuyas siete mayores operaciones alcanzaron un importe mayor que toda la inversión registrada en 2016 (3.086 millones de euros hasta noviembre). Además, la proporción de inversión extranjera representó un 56% de la inversión total, mayoritariamente procedente de Estados Unidos, Reino Unido y Francia.

En lo que se refiere a Portugal, el informe destaca que solamente fueron conocidas siete operaciones en 2017 en el país vecino, de activos hoteleros vendidos de forma individual a operadores hoteleros (MGM Muthu o Hoti Hotels) e inversores.

El potencial de Portugal en cuanto a inversión hotelera es creciente, con multitud de inversores interesados en Oporto, Lisboa y el Algarve, debido principalmente a una notable recuperación del mercado, que, hasta septiembre de 2017 en el caso de Lisboa, registraba un incremento de ocupación del 2,8% y un 14% de ingreso medio por habitación disponible (RevPar) respecto al mismo periodo de 2016.

CRECIMIENTO EN EUROPA.

El informe señala que Europa Central y Oriental, por su parte, también se encuentra en crecimiento, lo que refleja la fortaleza del mercado hotelero, con cifras récord en lo que a visitantes se refiere.

En Alemania, donde un crecimiento constante en pernoctaciones ha provocado un aumento en todos los indicadores de rentabilidad hotelera, continúa (como en España) existiendo una mayor demanda que oferta disponible, especialmente en lo que a interés inversor se refiere. Inversores asiáticos, mayormente procedentes de Singapur, siguen mostrando su interés por activos de gran tamaño.

En Austria el mercado hotelero se ha mantenido estable en 2017, siendo Viena el destino preferido por los inversores; en Hungría y la República Checa también se ha registrado una gran actividad en 2017, con un incremento de dos dígitos en RevPAR como referencia, y con Praga como el mercado hotelero más fuerte de la zona.

Budapest, por su parte podría convertirse en el destino con mayor potencial de crecimiento en hoteles urbanos de toda Europa. Croacia, por su parte, ha visto incrementos en la afluencia de turistas debido al decrecimiento del interés en destinos competidores como el Norte de África, Turquía y Grecia, y esto ha permitido registrar buenos resultados en 2017.

En Francia, la recuperación ha beneficiado al sector hotelero en 2017, con un repunte en visitantes, así como en las condiciones económicas, algo que ha permitido al mercado reforzar su posición y generar nuevos desarrollos hoteleros, especialmente en los segmentos del 'limited service' y los hoteles 'lifestyle'.

En lo referente al Reino Unido, la continua incertidumbre en torno al 'Brexit' ha tenido su impacto en todos los sectores, pero el Reino Unido también ha acogido con satisfacción un aumento en el turismo y un aumento de capital extranjero en su mercado. Los inversores asiáticos lo ven como una oportunidad de inversión atractiva gracias a la estabilidad del país y al valor relativamente bajo de la libra.

Por último, los países nórdicos han mostrado un incremento del turismo, particularmente desde el continente asiático, lo que ha provocado un incremento del ingreso por habitación disponible (RevPar).

A su vez, esta mayor necesidad de camas ha resultado en un incremento de los proyectos para desarrollos hoteleros, tendencia que seguirá en 2018. El mayor reto en el mercado, en este caso, es la predominancia de los contratos de alquiler, algo que ha frenado en los últimos años, la incursión de marcas hoteleras internacionales.