Santa Cruz de Tenerife

Toshiba cae cerca de un 8% en Bolsa por una posible ampliación de capital

Tokio, EFECOM
10/nov/17 7:19 AM
eldia.es

Toshiba cayó hoy hasta casi un 8 % en la Bolsa de Tokio después de que los medios locales informaran de que la compañía tecnológica planea hacer una ampliación de capital en caso de que se retrase la venta de su negocio de chips.

Al cierre, las acciones de la firma japonesa de electrónica e infraestructura, que cotizan desde agosto en la segunda sección del parqué tokiota, cedían un 5,11 % y se situaban en 297 yenes (2,25 euros), aunque llegaron a desplomarse hasta un 7,98 % durante el primer tramo de la sesión del viernes.

Los inversores respondieron así a la información publicada por la cadena estatal NHK, que dijo hoy que los directivos de Toshiba planean acometer una ampliación de capital de casi 600.000 millones de yenes (unos 4.500 millones de euros), que estaría parcialmente financiada por inversiones de terceros.

La medida estaría destinada a sacar de apuros a la empresa en caso de que la venta de su negocio de chips, que todavía no cuenta con el visto bueno de las autoridades de competencia, se retrase.

La compañía tokiota está considerando llevar a cabo el aumento de capital mediante la asignación de nuevas acciones a terceros y una oferta pública de títulos, y ya estaría consultando estos planes con sus principales acreedores bancarios, precisó NHK.

En respuesta a esas informaciones, Toshiba publicó un comunicado en el que sostiene que está "considerando opciones de estrategia de capital para responder a las circunstancias variables", pero que a día de hoy no se ha tomado ninguna decisión concreta al respecto.

Toshiba alcanzó en septiembre un acuerdo de venta de su escindida rama de chips con un consorcio internacional liderado por el fondo de inversión estadounidense Bain Capital y en el que también están Apple, Dell y el fabricante líder surcoreano de chips SK hynix.

La venta del negocio de memorias flash NAND de Toshiba, segundo por cuota de mercado tras Samsung, busca obtener liquidez y evitar la quiebra de la multinacional nipona a raíz de las fuertes pérdidas de sus operaciones sobre energía nuclear en Estados Unidos.

La venta no cuenta todavía con la aprobación de las autoridades de competencia y los desacuerdos de Toshiba con su socio en el negocio, la estadounidense Western Digital, también han retrasado la operación, que debería completarse antes del 31 de marzo de 2018 para salvaguardar las cuentas de la compañía japonesa.