Santa Cruz de Tenerife

Las cuentas abandonadas se invertirán en ayudas a alumnos discapacitados

Las subvenciones se nutrirán con 7 millones procedentes de depósitos bancarios que no han registrado movimientos en 20 años La ministra Montserrat detalla las políticas de discapacidad.
Efe, Madrid
8/nov/17 6:03 AM
Edición impresa

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, afirmó ayer que "antes de que acabe el año" se van a convocar ayudas a estudiantes con discapacidad con los 7 millones de euros recaudados por el Ministerio de Hacienda de las cuentas corrientes abandonadas en España.

Montserrat hizo este anuncio durante su primera comparecencia ante la Comisión de Discapacidad en el Congreso de los Diputados, a petición propia y a la que no habían asistido nunca sus anteriores compañeros de cartera, Ana Mato y Alfonso Alonso, para detallar las políticas del Gobierno en este ámbito, así como las futuras reformas legislativas.

Entre estos cambios figura la reforma de la ley electoral para permitir que todas las personas con discapacidad puedan votar".

Respecto a las medidas de apoyo a los jóvenes con discapacidad, Montserrat aseguró que los 7 millones de euros recaudados en las cuentas sin movimientos durante 20 años -por fallecimiento sin testamento- tendrán "por primera vez un objetivo finalista, que es la formación de personas con discapacidad".

En concreto, se destinarán a que "los jóvenes puedan completar su formación y desarrollo profesional con becas y para la investigación adaptada a mejorar su formación". Estas ayudas tendrán en cuenta especialmente "los gastos de desplazamiento del usuario con discapacidad". El objetivo es que estén en vigor desde el próximo curso escolar.

La ministra destacó otras adaptaciones de leyes, como la que realiza el Ministerio de Justicia, "que está avanzada" para cambiar un sistema basado en la sustitución de la adopción de decisiones por un tutor -como hasta ahora viene sucediendo por defecto- por otro de asistencia para la toma de decisiones, que respete la autonomía, la voluntad y las preferencias de las personas.

En materia de empleo, valoró la importancia del currículo anónimo -al que se han adherido más de 80 empresas-, que permite que se valore a las personas por su capacidad y que "la selección de personal sea neutra".