Santa Cruz de Tenerife

El Plan de Costa Acentejo prevé la demolición del mamotreto

El documento para la protección de este paisaje costero plantea la desaparición de las estructuras abandonadas y ruinosas de dos hoteles que se empezaron a edificar en los años 70.
R.S., La Matanza de Acentejo
5/nov/17 0:27 AM
Edición impresa

El avance del Plan Especial de Protección del Paisaje de Costa Acentejo, que en la actualidad redacta el Cabildo de Tenerife, prevé la demolición y desaparición del llamado mamotreto de Acentejo, dos estructuras abandonadas y ruinosas de unos hoteles que comenzaron a edificarse en la década de los 70 del siglo XX y que ya llevan más de 40 años generando un enorme impacto paisajístico en la costa de La Matanza. El consejero insular de Política Territorial, Miguel Ángel Pérez (PSOE), explica a EL DÍA que la única alternativa que maneja el plan es el derribo.

Pérez considera que el elevado coste de esta compleja demolición deberían asumirlo los propietarios. Sin embargo, el Cabildo aún no ha podido contactar con los propietarios de estas dos grandes estructuras de 15 plantas cada una.

"Es deber de todos eliminar esas dos estructuras que, sin ser técnico especializado, parece que ya son insalvables", recalca Pérez.

Los esqueletos de cemento y metal de estos dos hoteles tienen su origen en el Plan Especial Turístico Puntillo del Sol, promovido por El Puntillo S.A. y redactado por el arquitecto José Martell. Su aprobación definitiva se produjo el 26 de septiembre de 1972. Se desarrolló sobre una propiedad de 183.000 metros cuadrados, cuyo ámbito llega ahora al vigente deslinde de costas.

El edil de Urbanismo de La Matanza, Miguel Ángel Pérez Pío (PSOE), explicó a EL DÍA en 2016 que ambas estructuras suponen un problema "muy complejo" y de difícil solución: "Se trata de un suelo hotelero que se aprobó en 1972 y los propietarios, que ahora mismo están desaparecidos, podrían reclamar una cuantiosa indemnización si actuamos sin garantías jurídicas. Es evidente que afea la zona y que es un riesgo porque hay partes desmoronándose, pero la solución debe plasmarse en el Plan de Costa Acentejo".

Por su ubicación y el gran desnivel del terreno, su demolición será complejísima.

Acabar con el mamotreto de Acentejo es solo uno de los fines de este plan especial que, según señala Pérez, aún tardará bastantes meses (o incluso años) en aprobarse de forma definitiva: "Estamos ante un proceso largo y complejo que incluirá, al menos, dos periodos de exposición pública. Por ello, estamos pidiendo a propietarios y colectivos implicados que participen y colaboren con nosotros para evitar recursos en el futuro". El plan anterior se aprobó inicialmente en 2008 y fue anulado por sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Canarias en 2014.

Otros de los objetivos del plan son ordenar y mejorar la zona de El Caletón, dotar de algunos servicios y mejoras a Rojas, diseñar nuevos accesos a las playas de Los Patos, El Ancón y El Arenal, o catalogar el patrimonio existente.

401 hectáreas protegidas en seis municipios

El Paisaje Protegido de la Costa de Acentejo incluye una superficie de unas 401 hectáreas, la mayoría de costa acantilada, de seis términos municipales: Tacoronte, El Sauzal, La Matanza de Acentejo, La Victoria de Acentejo, Santa Úrsula y La Orotava. Los dos grandes objetivos del Plan Especial de Protección del Paisaje de Costa de Acentejo, que está en fase de redacción del avance, son "corregir los problemas existentes en la zona costera y establecer en cada espacio los usos e intervenciones admisibles para garantizar su conservación".

La participación de propietarios y colectivos

El consejero de Política Territorial del Cabildo de Tenerife, Miguel Ángel Pérez (PSOE), destaca la importancia de contar con la participación en este proceso de los propietarios de los terrenos afectados y los colectivos implicados en la protección del entorno: "Para poder tramitar el Plan Especial de Protección del Paisaje Protegido Costa de Acentejo de una forma adecuada, y dado que la mayoría de los espacios naturales protegidos son de propiedad privada, pedimos la colaboración de los propietarios, y los colectivos interesados, durante su redacción y procesos de participación ciudadana".