Santa Cruz de Tenerife

España no cumple ni con las cifras obligadas de acogida de refugiados

El Gobierno acordó recibir a 15.888 personas, de las que 9.323 eran de cumplimiento obligado Han llegado solamente 1.983, procedentes en su mayoría de Grecia.
Efe, Madrid
25/sep/17 6:08 AM
Edición impresa

España no va cumplir antes del 26 de septiembre con sus compromisos ante la Unión Europea (UE) de acogida de refugiados, ni siquiera con los obligatorios, que era reubicar a 9.323 de Grecia e Italia, de los que han llegado 1.279 -el 13,7%-, por lo que ahora toca rendir cuentas, explican a Efe portavoces de los grupos de la oposición.

"En el PSOE vamos a exigir las responsabilidades políticas por este incumplimiento con todos los grupos que nos quieran acompañar", asegura el portavoz de Exteriores, Ignacio Sánchez Amor, quien opina que es "una cuestión de falta de voluntad política porque España tiene estructura, tiene capacidad y respaldo social".

El parlamentario socialista destaca que "existe una obligación legal en la acogida de refugiados" y así se lo han puesto de manifiesto al Gobierno, expresando "la irritación" de su partido y manteniendo en su agenda como prioritario el seguimiento de los acuerdos.

"España es un país solidario; el problema es que esa solidaridad social no está acompañada por un Gobierno que la entienda y que cumpla con las obligaciones que se impuso", afirma.

Desde Unidos Podemos, Ione Belarra explica que han preguntado de forma reiterada al Gobierno los motivos de su incumplimiento y que han utilizado "todos los mecanismos parlamentarios" a su alcance, pero denuncia que "el PP usa las instituciones sin atender los principios democráticos básicos".

"El Gobierno y el PP están firmemente convencidos de la política migratoria que hacen y no quieren gente diferente en nuestro país, no lo valoran como una riqueza", por lo que "el único mecanismo para cambiar la política de asilo es desalojar al PP", añade Belarra.

El portavoz de Exteriores de Ciudadanos, Fernando Maura, plantea la urgencia de hacer "un debate político fuerte, riguroso y de exigencia al Gobierno", pero aclara que su grupo "nunca va a participar en una política que exija sanciones para España, porque al final si las hubiera las pagaríamos todos los españoles".

"Estamos con un Gobierno que no actúa, que no tiene agenda, no tiene planes ni objetivos, está siempre a la sombra y a veces parecería más una oposición al propio Gobierno; no se puede entender que no haya política del Gobierno en los aspectos europeos, solo es seguir lo que dicen otros", considera el diputados de Cs.

Uno de esos compromisos era para reubicar a las personas que habían llegado a Grecia e Italia, en el que España acordó acoger a 15.888 personas, de las que 9.323 eran de obligado cumplimiento y el resto quedaba pendiente de determinar.

En el segundo acuerdo, los países europeos se comprometían a reasentar a refugiados que llevan varios años viviendo en campos habilitados por ACNUR en países como Líbano, además de migrantes que están en Turquía. España acordó traer a 1.449.

En total, han llegado a España 1.983 personas, de ellos 1.279 desde Grecia (1.089) e Italia (190); en el otro programa, se han trasladado a 704 (506 desde Líbano y 198 de Turquía).

¿Por qué no han llegado más? El último argumento del Gobierno, tal y como ha explicado el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, esta semana en el Parlamento es el "complejo" trámite burocrático que existe en la Unión Europea que "hace difícil" cumplir con esas cuotas.

En estos dos años que han transcurrido desde que España y los otros 23 países de la UE acordaran este reparto, el Gobierno siempre ha expresado su "voluntad" de cumplir.

"Frente a este incumplimiento ha habido excusas, como que el resto de los países están igual o dificultades en la tramitación de expedientes, pero las excusas se caen cuando el último informe de la Comisión Europea indica que siete estados ya han cumplido y algunos piden más refugiados", ha dicho el parlamentario socialista, quien ve en el "fondo de esa inactividad la presión de una parte muy conservadora de su partido que asocia flujo de refugiados con el tema de seguridad".