Sucesos

La familia de Urbana, asesinada en 2001, espera la reapertura del caso

P.F., S/C de Tenerife
16/mar/12 3:08 AM
Edición impresa

La familia de Urbana Ramos Plasencia, la mujer asesinada en Guía de Isora hace más de 10 años y cuyo crimen no ha sido esclarecido, aún espera por la reapertura del caso en el Juzgado de Instrucción Número Dos de Arona.

No obstante, el entorno de la víctima se muestra esperanzado con la posibilidad de que dicho trámite judicial se apruebe y se adopten las medidas oportunas para determinar quién mató a la citada mujer en las cercanías de su vivienda, entre Fonsalía y Playa San Juan.

Cabe recordar que, a mediados de noviembre de 2011, la abogada Yaremi Padrón solicitó la reapertura del asunto, así como la práctica de nuevas diligencias, en base a repetir todos los análisis de restos genéticos (ADN) que en su momento se llevaron a cabo, pero mediante las nuevas tecnologías.

La solicitud está fundamentada en un informe de perfil y reconstrucción del criminólogo Félix Ríos, y otro de genética forense por parte de un especialista de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, Juan José Pestano Brito.

Ríos manifiesta que la familia de Urbana espera que el "juzgado de Instrucción Número Dos de Arona resuelva en las próximas semanas la reapertura del caso y practicar determinadas pruebas que "podrían ponerle nombre y apellidos al asesino". En esa línea, tanto la madre y los hijos de la fallecida, como el criminólogo y la abogada también confían en que la Guardia Civil consiga detener al autor de la muerte violenta de Urbana.

El asesinato de Ramos Plasencia ocurrió el 9 de noviembre de 2001 y, en su momento, la causa fue archivada mediante un auto de sobreseimiento provisional por falta de identificación del implicado o los implicados en el trágico suceso.