Santa Cruz de Tenerife

La ULL llega a un acuerdo con una empresa de tecnología para evitar el robo de vehículos

Santa Cruz de Tenerife, Europa Press
27/sep/11 15:52 PM
eldia.es

La Universidad de La Laguna (ULL), a través de su Oficina de Transferencia de Resultados de Investigación (OTRI), ha llegado a un acuerdo con DETECTOR, empresa de recuperación de vehículos robados y soluciones de movilidad y desarrollos M2M, para que la compañía comercialice una patente desarrollada por investigadores de la Facultad de Matemáticas.

El invento ha consistido en un sistema de comunicaciones seguras para vehículos y se basará en el desarrollo de sistemas criptográficos que garanticen la seguridad en los protocolos de comunicación. Para su desarrollo, se firmará también un acuerdo de colaboración entre las partes que permitirá a los investigadores y a DETECTOR conjuntamente, según ha informado en una nota de prensa la Universidad de La Laguna.

Asimismo, como consecuencia de esta licencia y una vez se ponga en marcha la solución, la empresa DETECTOR pagará unos royalties a la Universidad de La Laguna en función de las ventas logradas. Por su parte, la ULL destinará las cuantías económicas de esta patente a sostener el sistema de investigación tal como está definido en su normativa.

Según un informe de McAfee, en los próximos años se asistirá a un aumento de las actividades de 'hackeo' contra automóviles, al aprovechar los delincuentes las vulnerabilidades electrónicas de los nuevos modelos. De hecho, la tecnología que han llevado los coches actuales ha permitido que los 'hackers' se hicieran con el control, detecten su ubicación, e incluso obtengan acceso a los dispositivos que estén conectados a ellos, como pueden ser smartphones o tabletas.

DETECTOR comercializa, entre otros, un sistema de seguridad que no evita el robo pero que localiza y recupera el vehículo en una media inferior a cuatro horas.

Por su parte, la OTRI de la Universidad de La Laguna continuará su labor de gestionar las patentes de la ULL siguiendo las directrices y protocolos marcados por las normativas nacionales comunitarias, que instan a que los resultados de investigación sean protegidos y transferidos correctamente.

Por último, las patentes y su explotación formarán una parte principal de los indicadores exigidos por las entidades gubernamentales como medida del éxito investigador de las universidades.