Santa Cruz de Tenerife

CC condiciona el pacto regional con el PSC a la salida de Abreu del Cabildo

Para cerrar el pacto regional, los nacionalistas imponen a los socialistas que apoyen la Presidencia de Ricardo Melchior en el Cabildo tinerfeño, lo que supondría "sacrificar" a su número uno (Aurelio Abreu). A cambio, CC haría lo mismo con su número uno de la capital tinerfeña (José Manuel Bermúdez).
O.G./C.A.,Tenerife/L.P.
1/jun/11 1:16 AM
Edición impresa

Uno por otro. El Gobierno regional bien vale algunos sacrificios. Es lo que deben en tener en mente los negociadores de Coalición Canaria (CC), que exigen a los socialistas su apoyo incondicional a la Presidencia del Cabildo tinerfeño para Ricardo Melchior y que, en consecuencia, "sacrifiquen" a su número uno, Aurelio Abreu si el Partido Socialista Canario (PSC) quiere ver a José Manuel Pérez en la vicepresidencia autonómica.

Eso sí, habrá compensación. Los nacionalistas están dispuestos a hacer lo mismo con el número uno a la Alcaldía de Santa Cruz de Tenerife, José Manuel Bermúdez. "Lo que sea para quedarse al frente del Ejecutivo canario y del gobierno tinerfeño", aseguró ayer una fuente socialista.

Reunión formal

En todo caso, y al margen de las conversaciones entre los equipos de cada formación política, "no hay nada cerrado", admitió Pérez al término del encuentro que sostuvo ayer con Rivero en Las Palmas de Gran Canaria y que sirvió para escenificar el inicio de las negociaciones formales entre ambas formaciones, informaron Efe y Europa Press. "Lo que sí hay es una clara voluntad de llegar a un esquema de Gobierno", aseveró el jefe de los socialistas canarios.

CC, que logró 21 diputados regionales en las elecciones del 22 de mayo -y que el secretario de Organización de los socialistas, Julio Cruz, da por ganador al haberse impuesto en cinco Islas a pesar de que el Partido Popular (PP) obtuvo unos 65.000 votos más- frente a los 15 del PSC, aspira a mantener a Rivero en la Presidencia del Gobierno, si bien en ese encuentro no se abordaron aspectos concretos referidos al reparto de consejerías y responsabilidades en el futuro gobierno.

Tanto Rivero como Pérez coincidieron al señalar que el encuentro puso "las bases" para alcanzar un programa de gobierno común en el que el empleo, el fomento de la actividad económica y la cohesión social serían sus ejes fundamentales.

En todo caso, Rivero indicó que CC considera que este es el "mejor acuerdo" posible para Canarias y añadió que a partir de mañana comenzarán sus reuniones las personas designadas por CC y el PSC para concretar los puntos del acuerdo. "Lo importante es que podamos articular un buen acuerdo para Canarias que nos permita seguir avanzando en un camino que hemos emprendido, que nos está permitiendo salir antes de la crisis; ese es el objetivo", apuntó.

El presidente en funciones destacó, además, que las negociaciones con el PSC serán "sinceras" y basadas en la lealtad, a lo que añadió que mientras duren "no habrá conversaciones con otras fuerzas políticas", en referencia al PP, que obtuvo también 21 diputados en las pasadas elecciones y con quien ya gobernó en la anterior legislatura.

Preguntado por cómo se plantea pactar ahora con los socialistas, después de que fuera el PSC quien llamara "corruptos" a los nacionalistas, el líder de CC afirmó que se ha dado un "paso muy importante hoy".

Pactos con el PP

Asimismo, en relación a las Islas donde el PP ofreció pactos a los socialistas, el líder nacionalista indicó que "es el tiempo del trabajo", así como que todo se centre en la "estabilidad" de las instituciones.

En relación con la posibilidad de que PP pacte con CC para gobernar en el Cabildo de Gran Canaria, prefirió no contestar y sólo dijo que "de futuro no puede hablar".

Por su parte, José Miguel Pérez manifestó que, aunque la ejecutiva regional de su formación política descartó cualquier tipo de pacto con los populares, "en Canarias nunca han existido pactos en cascada" que afecten al gobierno autonómico, los cabildos y los ayuntamientos.

El jefe de los socialistas canarios afirmó también que "en lo sustancial" se puede llegar a una convergencia con CC y aseguró que no es bueno que se alargue la formación de nuevos gobiernos en las distintas instituciones. En cuanto a la afirmación del presidente del PP en Canarias y también candidato a la Presidencia del Gobierno regional, José Manuel Soria, de que Rivero estaría dispuesto a pactar con los populares y ser vicepresidente del Gobierno, así como que miembros de CC apoyan un acuerdo con el PP, el presidente en funciones señaló que sobre "culebrones y política de ciencia ficción" no se manifestaba.

Pérez, por su parte, en relación a si por parte de su partido algún parlamentario daría su apoyo a Soria, dijo que él responde por su partido y que su grupo hará lo que diga la dirección del PSC. También indicó que no cree en los discursos que insten a la rebelión o al transfuguismo, si bien cada uno es responsable y libre de hacerlo, pero "a mí no me verán apelando a la rebelión interna".

fuerteventura

El acuerdo PSC-CC, casi cerrado

Fuentes nacionalistas consultadas ayer por este periódico confirmaron que el acuerdo entre Coalición Canaria (CC) y PSC-PSOE en la Isla de Fuerteventura quedó en la tarde de ayer prácticamente cerrado, en una reunión que mantuvieron miembros de las direcciones de ambos partidos. El acuerdo contempla que Mario Cabrera (CC) mantenga la Presidencia del Cabildo majorero, y que la vicepresidencia la ocupe el socialista Blas Acosta.

Dudas en Lanzarote

Y si en Fuerteventura las cosas están casi finiquitadas, en Lanzarote ocurre todo lo contrario. Aunque parecía probable un acuerdo entre nacionalistas y populares, finalmente la alianza parece más cercana entre CC y PSC-PSOE. Según las fuentes consultadas, el principal escollo para que nacionalistas y socialistas cierren el acuerdo de gobernabilidad en la Corporación insular parte de la exigencia de Coalición Canaria de que en el futuro gobierno entre también el Partido de Independientes de Lanzarote (PIL). Según estas fuentes, los socialistas no quieren en el cabildo conejero al partido que lidera Fabián Martín, razón por la cual se muestran reticentes a firmar el pacto.