Sucesos
ALEMANIA / ACCIDENTE

Sin señales de derrame tras el naufragio de un barco con ácido en el Rin

Berlín, EFE
13/ene/11 16:28 PM
eldia.es

Los servicios de asistencia fluvial alemanes no han registrado hasta ahora señales de derrame tras el naufragio, la pasada madrugada, de un barco cargado con 2.400 toneladas de ácido sulfúrico en el Rin, mientras los equipos de rescate buscan aún a dos miembros de la tripulación desaparecidos.

"La búsqueda de los desaparecidos tiene prioridad absoluta. En segundo lugar está el rescate de la carga", indicó el primer ministro de Renania-Palatinado, Kurt Beck, el Land del tramo del Rin donde ocurrió el accidente, quien acudió a la zona del siniestro.

Se cree que uno de los dos tripulantes desaparecidos está dentro del barco, mientras que el otro podría haber sido arrastrado por la fuerte corriente del río, en plena crecida por el deshielo de las montañas y las precipitaciones desde el pasado fin de semana.

Otros dos tripulantes pudieron ser rescatados poco después de volcar el barco, de 100 metros de largo, por causas aún no determinadas.

El mercante es de doble casco y, por el momento, no se han registrado señales de derrame de su cargamento.

Beck advirtió, sin embargo, de que no se ha podido acceder a ninguna vía de bombeo para extraer la carga, ya que todas están bajo el agua y la fuerte corriente lo impide.

Asimismo, dijo que los trabajos para evitar un derrame deben empezar lo antes posible, pues el ácido es altamente corrosivo y podría dañar el casco exterior del barco.

Por el momento continúa la investigación de las posibles causas del siniestro, que ocurrió a la altura de la localidad de Bingen, hacia el punto conocido como la roca de Loreley.

Varios helicópteros y lanchas participan en las tareas de búsqueda de los dos desaparecidos desde primera hora de la mañana.

La temperatura del agua es actualmente de unos 4 grados, lo que hace que una persona no pueda sobrevivir mucho tiempo dentro del río.

El transporte fluvial en el Rin ha sido interrumpido entre las localidades de Bingen y Bad Salzig.

ALEMANIA / ACCIDENTE