Criterios
LO ÚLTIMO:

TROMPULGA Y CHICHAPIÉ JOSÉ A. INFANTE BURGOS

El diablo cojuelo

24/oct/10 01:51
Edición impresa .

ES POSIBLE que sea un experimento con Coca-Cola sobre la sucesión de Zapatero. Por algo el nuevo "hombre fuerte" es doctor en Ciencias Químicas por la Universidad Complutense de Madrid. Hay quien compara al recién ungido y omnipotente Alfredo Pérez Rubalcaba con aquellos famosos pícaros que se apañaban en la vida con el trote, la astucia y demás argucias del ingenio ibérico, desde Lázaro de Tormes al Buscón don Pablo, desde Guzmán de Alfarache al Cortadillo cervantino; y hasta con la pícara Justina, si no fuera porque Rubalcaba tiene barba. ¿O será una mujer barbuda, como la que se expone en Caja Canarias?

Según los entendidos, el personaje con el que más afinidades etéreas puede presentar el recién nombrado vicepresidente del Gobierno -que seguirá como ministro del Interior y asumirá funciones de portavoz de barrio sésamo versus protagonismo político del Ejecutivo y presidente de su comunidad de propietarios, convirtiéndose en la columna vertebral del nuevo Gobierno de Rodríguez Zapatero- es con el diablo cojuelo de Luis Vélez de Guevara.

En el Madrid de los Austrias un joven hidalgo, don Cleofás, que huye de la justicia por una cuestión de faldas, se refugia por casualidad en el desván de un astrólogo que tiene encerrado a un diablo en una botella. El diablo le pide que le dé la libertad y Cleofás accede. A cambio, el que se presenta como el Diablo Cojuelo lleva al hidalgo a un mágico viaje en el que, por ejemplo, ve desde las alturas el interior de las casas de Madrid como si las hubieran despojado del techo; o también viaja por los aires a Toledo y a Sevilla, y desde allí, en un espejo, ve como "televisado" las principales calles de Madrid cuando salen a pasear los notables. Al final, el Diablo Cojuelo, perseguido por otro diablo que tiene la orden de devolverle al infierno, es acorralado y se mete de un salto por la boca de un escribano que bostezaba. El perseguidor se lleva consigo a escribano y diablo.

Un par de veces, en plan medio socarrón, creo que ha tratado de tomarnos el pelo en estas islas, supongo que con la intención de acometer implantes. Por ejemplo, cuando se crea la Policía Canaria viene y dice que "no garantiza necesariamente más seguridad", como vacilando. En temas de inmigración también deja claros rastros de ese sello de humilde capacidad para estar por encima solapado burlonamente. O por lo menos, eso parece. "Estos cinco dedos, pongo en este muro cinco demonios, conjuro a Barrabás, Satanás a Lucifer a Belcebú, al Diablo Cojuelo, que es buen mensajero, que me traiga a Fulano, luego a mi querer y a mi mandar".

Lejos de ser una forma maligna, se le representa como «el espíritu más travieso del infierno», trayendo de cabeza a sus propios congéneres demoníacos, los cuales, para deshacerse de él, le entregaron en trato a un astrólogo, teniéndolo encerrado en una vasija de cristal. Se dice a sí mismo como inventor de danzas, música y literatura de carácter picaresco y satírico. Siendo uno de los primeros ángeles en levantarse en celestial rebelión, fue el primero en caer a los infiernos, aterrizando el resto de sus «hermanos» sobre él, dejándole «estropeado» y «más que todos señalado de la mano de Dios». De ahí viene su sobrenombre de «Cojuelo». Pero no por cojo es menos veloz y ágil.

D. Alfredo es probablemente el continuador elegido por un Zapatero que con la economía como fustigación ya inevitable quizás se muestra dispuesto a inmolarse por el bien de la disciplina aconsejada desde los foros especializados. "Diablo Cojuelo / traémele luego / diablo del pozo / traémele que no es casado / que es mozo / diablo de la Quintería / traémela de la feria / diablo de la plaza / traémele en danza?

Señor de la calle / Señor de la calle / Señor compadre / Señor cojuelo / Que hagáis a XXX / que se abrace solamente a mí / y que me quiera y que me ame / y que si es verdad / que me ha de querer / que ladre como perro / que rebuzne como asno / y que cante como gallo.

Vamos a ver si esta sociedad tan caníbal y estos tiempos de zozobra no se tragan a lo que, sin parecido con un brote verde, se asemeja a un pillo educado.

infburg@yahoo.es

 Última hora:

 Últimas galerías:

Comparte este artículo

Cargando...

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

© Editorial Leoncio Rodríguez, S.A. |Aviso legal | Mapa del sitio | Publicación digital controlada por OJD

eldia.es Dirección web de la noticia: