Santa Cruz de Tenerife
LOS LLANOS DE ARIDANE

El concejal de Policía denuncia a los agentes por ridiculizar su discapacidad

El conflicto laboral que aún mantienen algunos agentes de la Policía y el grupo de gobierno de Los Llanos ha desembocado en ataques personales en los que la minusvalía del edil de Seguridad Ciudadana se ha usado para ridiculizarlo con un fotomontaje. Una denuncia recoge la marginación que soporta Juan Fernando Pérez.
MAIKEL CHACÓN, Los Llanos
6/jul/10 7:44 AM
Edición impresa

El concejal de Seguridad Ciudadana de Los Llanos de Aridane, Juan Fernando Pérez Martín, ha sido objeto de una burla dirigida a su condición de discapacitado físico, presuntamente realizada por agentes de la Policía Local del municipio, que se mantienen en conflicto laboral desde hace años con el grupo de gobierno al que pertenece en esta legislatura el edil.

Así se recoge en una denuncia realizada por él mismo y en un informe elaborado por la propia Jefatura de la Policía, en el que se dan a conocer los hechos ocurridos el pasado lunes 28 de junio en el interior de las nuevas dependencias de la Comisaría de Los Llanos, junto al parque Gómez Felipe, a donde hace unos meses se trasladó la actividad del cuerpo.

En la mañana de ese día, el concejal, como cada jornada, se incorporaba a su despacho situado en la segunda planta del edificio, al que tiene que acceder mediante un ascensor, debido a la reducida movilidad que le propicia su discapacidad. Fue entonces cuando se encontró con un fotomontaje burlesco en una de las mamparas del ascensor, en la que aparece la cara del ministro de Justicia, Francisco Caamaño, por sus rasgos similares a los del concejal, con cuerpo de mono y sobre un triciclo que simula al vehículo que utiliza Pérez Martín para poder desplazarse.

En la denuncia se adjuntan fotografías tomadas como pruebas en el interior del ascensor al que sólo acceden los miembros de la plantilla policial y el propio concejal.

Juan Fernando Pérez aseguró ayer a EL DÍA que se trató de una "desagradable sorpresa". Al respecto, dijo, "desconozco el objetivo que pretendía el autor o autores con semejante hazaña, pero si se trataba de herir mi sensibilidad como discapacitado, pues, ¡bravo! y felicidades porque lo consiguieron".

El concejal mostró su malestar por la mala intención de la acción: "Yo no elegí ser discapacitado. A veces el destino juega malas pasadas, y en este caso me tocó el infortunio, y creo que ya tengo bastante, para que cuatro o cinco desalmados, haciendo gala de la más baja catadura moral y escondiéndose en la más pura y dura cobardía, se ensañen de esa manera contra mi persona. Por ahí no voy a pasar. Desde luego que no. Mi dignidad no está en venta".

Al respecto, afirmó que "ha habido otros episodios, también lamentables, y de intencionalidad dolorosa. Hace un tiempo, por ejemplo, me bloquearon el vehículo con tres coches patrulla de la propia Policía y me tuvieron inmovilizado más de una hora, sin que pudiera subir mi silla de ruedas".

En cualquier caso, el edil señaló que "estos hechos son obra de cuatro o cinco policías, no de todo el cuerpo. Sigo manteniendo la opinión de que la Policía Local de Los Llanos, en su gran mayoría, es diligente en el cumplimiento de sus funciones".