Santa Cruz de Tenerife

Bratislava acogió una obra sinfónica cantada en guanche sobre Tanausú

Financiada por el Cabildo y compuesta por el catalán Francisco Viciana, la Orquesta Sinfónica de la Radio y Televisión de Eslovaquia representó la obra que cuenta la vida del rey de Aceró, desde su espíritu guerrero hasta su muerte en el barco que lo trasladaba a la Península, después de ser engañado por los conquistadores.
24/abr/09 7:38 AM
Edición impresa
IMAGEN DE LA ORQUESTA DE ESLOVAQUIA representando la obra "Tanausú", en Bratislava./ FOTO CEDIDA
IMAGEN DE LA ORQUESTA DE ESLOVAQUIA representando la obra "Tanausú", en Bratislava./ FOTO CEDIDA

V.MARTÍN, S/C de La Palma

La Orquesta Sinfónica de la Radio y Televisión de Eslovaquia representó el pasado martes en el auditorio del ente público ubicado en Bratislava el poema sinfónico "Tanausú", el rey benahorita de Aceró, una obra del compositor catalán Francisco Viciana financiada por el Cabildo Insular.

La composición musical está dividida en doce partes, con una introducción hablada donde se narran las vicisitudes del rey guanche que inspiró el poema. La orquesta estuvo formada por unos 70 músicos y 60 coristas. Los coros interpretaron la letra en idioma amazigh, lengua que utilizaban los aborígenes en La Palma, lo que por sí mismo ya deja al descubierto el gran trabajo de investigación realizado para la elaboración de esta audición.

Su vida y la traición castellana. Tras la introducción, la obra cuenta desde lo que el autor de la obra entiende que era la vida cotidiana del rey Tanausú y su relación con Acerina, su esposa, hasta su espíritu guerrero, la imposibilidad de las tropas castellanas dirigidas por Alonso Fernández de Lugo de entrar en la Caldera de Taburiente (la antigua Aceró) y el engaño al que fue sometido el antiguo rey para su captura. También se narra cómo tras la detención, el último rey de las Islas, según algunos historiadores, se negó a comer y se dejó morir de hambre durante su traslado en barco a la Península, con el legendario grito "¡Vacaguaré!", es decir, ¡quiero morir!.

El poema sinfónico, que tiene una duración de unos 90 minutos, acaba con el mensaje de Tanausú para las generaciones futuras, en el que se destaca el amor por la tierra, el espíritu guerrero y, también, lo que significó el propio rey de Aceró para su gente.

Fue "espectacular". El consejero insular de Cultura y Patrimonio Histórico, Primitivo Jerónimo, que se desplazó hasta la capital eslovaca para presenciar el estreno de la obra, manifestó ayer a EL DÍA que "desde el punto de vista técnico, fue una audición espectacular", advirtiendo de que "se estrenó la obra ante un público muy exigente, perfecto conocedor de la música clásica, que acudió en gran número a la audición y que acabó en pie ovacionando la representación. Fue un acto muy emocionante".

El Cabildo Insular procederá a la grabación del poema sinfónico, además representarla, con la propia Orquesta Sinfónica de Bratislava, en caso de que fuera posible, en La Palma. Además, la radio y televisión eslovaca tiene previsto emitirlo en diferido, además de asumir el compromiso de distribuirlo por otros entes públicos de los países del Este de Europa.