Santa Cruz de Tenerife

Zerolo decreta por sorpresa el cambio de nombre de ocho calles franquistas

El alcalde sorprendió ayer con la firma de un decreto por el cual se modifica el nombre de ocho calles de la capital tinerfeña en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica. Miguel Zerolo ha considerado el cambio como una prioridad tras un reclamo de antaño en la ciudad. El pasado ha quedado ahora en el olvido.
EL DÍA, S/C de Tenerife
18/dic/08 7:38 AM
Edición impresa

El alcalde de Santa Cruz, Miguel Zerolo, firmó ayer un decreto por el cual se modifica el nombre de ocho vías del callejero franquista de la capital, y las placas de identificación de los nuevos nombres de las calles podrán visualizarse, con toda probabilidad, desde este mismo fin de semana.

Se trata, pues, de la culminación de un reclamo de antaño en la ciudad y ahora convertido en una realidad, aunque el decreto se debe al cumplimiento de la famosa y polémica Ley de Memoria Histórica. Destaca, por ejemplo, el cambio de nombre de Rambla General Franco a Rambla de Santa Cruz, un reclamo de los vecinos del barrio de Los Lavaderos, o la avenida José Antonio, que pasará a denominarse avenida Marítima. Pero, y curiosamente, algunas de las calles obtendrán una denominación un tanto singular. Es el caso, por ejemplo, de General Fanjul, pues ahora pasará a llamarse calle del Olvido, o la mismísima General Goded, ahora calle del Perdón. Destaca también el nombre de la futura calle de Los Sueños que sustituirá a la del General Sanjurjo, y, por otra parte, la denominada de La Tolerancia, que borrará el nombre de la actual García Morato. La avenida General Mola pasará a llamarse Islas Canarias. Miguel Zerolo, que durante el día de ayer centró todo su esfuerzo en este decreto -en su momento la oposición propuso una comisión para determinar el cambio- ha realizado un detallado estudio del callejero municipal.

Tras revisar los nombres que aluden a la etapa comprendida entre 1939 y 1975, y en uso que le confiere el artículo artículo 29 del Reglamento Especial de Honores y Distinciones del ayuntamiento, y al tratarse de un caso excepcional, el regidor ha decidido el cambio de las ocho calles, contando con el asesoramiento tanto del servicio de Protocolo del ayuntamiento así como del Negociado de Población.

Los nombres que a partir de ahora quedarán en el olvido corresponden a personas que no tienen vinculación directa con la Isla, pero llaman la atención algunas nuevas identificaciones callejeras, quizás insignificantes y que, incluso, corresponden a vías de distintas ciudades de España.

Hay que destacar, en relación a la conocida Ley de Memoria Histórica, el espíritu de reconciliación y concordia, así como el respeto a la pluralidad y a la defensa pacífica de todas las ideas que guió la transición y que permitió la Constitución de 1978, además de que el espíritu de Transición da sentido al modelo constitucional de convivencia más fecundo que se haya disfrutado nunca.