Santa Cruz de Tenerife
ANTONIO ALARCÓ *

Maltrato para Canarias

5/oct/08 7:32 AM
Edición impresa

UNA VEZ MÁS nos han discriminado desde el Gobierno central y ahora las consecuencias son realmente alarmantes. Por lo visto, no es suficiente con que estemos a la cola en todo lo bueno y a la cabeza de todo lo malo de lo que acontece en España a día de hoy.

Ahora nos toca aguantar cómo el resto de comunidades recibe mejor trato que Canarias. No sabemos si la mano que mece la cuna de los presupuestos para el 2009 es la de Juan Fernando López Aguilar, pero lo cierto es que su comportamiento respecto a nuestra comunidad no nos ha ayudado mucho.

Sea de quién sea la culpa (eso interesa menos), los Presupuestos Generales del Estado (PGE) no se ajustan a la realidad de los españoles y mucho menos a la de los canarios. Reflejan la mala gestión hecha desde Madrid y la nula previsión de lo que estaba por llegar.

Desde el ministerio de Economía nos llega la noticia de que los presupuestos para el año que viene "priorizan los gastos que más pueden ayudar a la recuperación de la economía y a proteger a los más débiles de los efectos de la crisis". Si esta afirmación es cierta, protegerá a los débiles más cercanos, porque lo que es a los canarios, poco o nada aportan en positivo.

Se atreven a hablar de austeridad cuando en realidad sólo son austeros o desafortunados para las comunidades que no han entrado en el lamentable juego socialista.

Entendemos y compartimos que si hay crisis, hay que ajustarse a las posibilidades; eso es una cosa, y otra bien distinta es que a Canarias se le quite más que a otras comunidades que presentan una realidad económica mejor que la nuestra. De descender un 13,3% en las inversiones directas, estaríamos hablando de la caída más pronunciada de todas las comunidades (la inversión directa del estado en Canarias en los PGE a los 574 millones de euros, lo que supone una reducción del 13´29 % respecto al ejercicio pasado).

A esto hay que sumarle que el Fondo de Suficiencia canario presenta un descenso del 3,4 % hasta los 3.137 millones de euros, más que la media del total de comunidades. En cuanto a la media en inversión por habitante tampoco salimos bien parados; contamos con 283 euros por persona, una cifra que se sitúa por debajo de la media nacional.

Las inversiones presupuestarias para las partidas de la Seguridad Social, los organismos públicos y las sociedades estatales han aumentado en varias comunidades y en Canarias no sólo no aumentan, sino que disminuyen en un 13,2 %.

Con esta actitud nos están castigando y no se dan cuanta de lo que este maltrato significa para el día a día de todos los canarios. Las consecuencias, siempre contraproducentes, favorecerán que tardemos más en salir de la crisis.

Nos parece una falta de respeto que hablen sobre presupuestos solidarios. Solidarios ¿con quién? Será con todos menos con los que estamos descontentos con el Gobierno actual. De ser cierto, qué lamentable ejercicio de democracia están demostrando al pueblo español, y menos mal que ya cuentan con un ministerio de Igualdad, porque de no ser así, igual hasta se olvida de incluirnos en los PGE.

Siguen engañando a los españoles, porque han hecho unos PGE bajo la idea de un trámite burocrático más en donde sus cuentas no las entienden ni ellos mismos. Por poner un ejemplo, si la partida presupuestaria para pagar el desempleo asciende a 19.000 millones de euros y ya llevamos gastamos más de 2 mil, ya nos contarán de dónde van a sacar lo que falta, porque a nosotros no nos salen las cuentas claras.

Desde el PP queremos recordar que no somos nosotros los que hemos generado la desconfianza entre los españoles tal y como se han atrevido a manifestar diferentes dirigentes socialistas. Son los números rojos que presenta el país, el elevado número de desempleados, la subida de las hipotecas o los elevados precios de la cesta de la compra los que han propiciado tal sentimiento entre la mayoría de españoles.

Ha sido el Gobierno quien ha trasmitido el descontento de los ciudadanos, porque la gente ya no se cree sus previsiones económicas, ya no nos fiamos porque la realidad es muy distinta a lo que nos han estado contando desde hace muchos meses. Han conseguido que retrocedamos en todos los aspectos positivos conseguidos hasta ahora y los españoles sentimos que tenemos un gobierno incapaz de sacarnos del fracaso al que nos ha llevado.

La desconfianza de los españoles ha vuelto a subir, la percepción que tiene los ciudadanos sobre la situación de sus hogares no es buena. Una vez más, el Partido Socialista nos engañó al decirnos que había llegado el momento de la legislatura del Bienestar Social. De esto a la situación actual, hay mucho que desear y poco que agradecer.

* Senador por la isla de Tenerife, vicepresidente 2º del Cabildo Insular y consejero del área de

Sanidad y Relaciones con la Universidad