Santa Cruz de Tenerife

La Policía golpea en territorio navarro el corazón de la nueva cantera de ETA

Efectivos del Cuerpo Nacional de Policía detuvieron ayer a cuatro sospechosos de "terrorismo callejero" relacionados con los terroristas "liberados" recién incorporados a la banda criminal. A los arrestados se les incautó material para la lucha callejera y documentos de EKIN, SEGI, Askatasuna y la propia ETA.
COLPISA, Madrid
2/oct/08 7:20 AM
Edición impresa

Los servicios de Información de la Policía golpearon en la madrugada de ayer en Navarra el corazón de la nueva "cantera de ETA". Detuvieron a cuatro líderes de SEGI, declarada organización terrorista por la Audiencia Nacional. Están acusados de coordinar buena parte de los actos de la kale borroka registrados en los últimos meses.

La operación es continuación de la redada que a finales de agosto permitió a la Guardia Civil decapitar los grupos de apoyo a ETA en Navarra. Los arrestados ayer están "íntimamente relacionados" con los cinco nuevos terroristas "liberados" y que pasaron a engrosar la listas de los "más buscados".

El operativo de ayer, coordinado por el juez Grande-Marlaska, se desató en los barrios pamploneses de Iturrama y Donibane y en la localidad de Barañain. Unos cuarenta agentes irrumpieron de forma casi simultánea en los domicilios de los cuatro arrestados: Ibai Azkona, Iker Aguaras, Gorka Sueskun y Mikel Flamarike.

Además, los funcionarios registraron el bar Ezpala y otro local relacionado con los detenidos, a los que Interior acusó de formar parte de un "grupo estable vinculado a la organización terrorista SEGI" y autores de "distintos actos de terrorismo callejero".

En los registros se hallaron publicaciones de ETA, documentación interna de las ilegalizadas EKIN, SEGI y Askatasuna y numeroso material en soporte informático. Además, se incautaron de material para acciones de kale borroka como guantes de látex, bombonas de gas, un "petardo de gran potencia" y pintura para ataques a las sedes de los partidos democráticos, entre otros efectos.

Las Fuerzas de Seguridad imputan a este grupo un ataque el 1 de mayo en el centro de Pamplona, si bien investigan su relación con otros muchos ataques y sus vínculos con los dos "taldes" desmantelados en varias operaciones entre el 24 y el 31 de agosto y en los que fueron detenidos siete sospechosos, acusados de participar en una decena de ataques entre diciembre de 2007 y julio de este año.

Nueva captación

Al margen de las imputaciones sobre actos concretos, los servicios de Información investigan las relaciones de los detenidos con los cinco "liberados" que ETA ha captado para su nueva ofensiva y que ya figuran en las listas de los más buscados. Los ayer detenidos mantenían estrechos contactos con Andoni Sarasola, Ernesto Prat, Aritz Azcona, Mikel Jiménez e Ibai Mateo. De hecho, el arrestado Ibai Azkona es hermano de Aritz.

Los cinco nuevos terroristas a sueldo de ETA, recordaron ayer fuentes de la lucha antiterrorista, dieron el salto a Francia para incorporarse a la banda tras zafarse a principios de septiembre de los últimos coletazos de las redadas de la Guardia Civil.

Según los informes de las Fuerzas de Seguridad, los cuatro nuevos "semilleros" en los que ETA habría tratado de buscar activistas para resucitar una futura estructura en Navarra y otros posibles "taldes" se sitúan en las localidades de Barañain (de donde proceden Flamarike, Jiménez Martín y tres de los detenidos en las primeras redadas), Lesaka (cuna del último comando activo de ETA en Navarra y autor del atentado de la T-4), Berriozar y el barrio pamplonés de Iturrama (donde vivían los hermanos Azkona y Aguaras, entre otros).

Sin tregua

Rubalcaba aseguró ayer que la lucha contra las bases juveniles de ETA va a seguir. "No vamos a parar. Cuando el Ministerio del Interior y las Fuerzas de Seguridad se ponen un objetivo, lo consiguen. Nadie que practique la kale borroka quedará impune. El que tira un cóctel sabe que corre un riesgo y que va a acabar, con toda probabilidad, en la cárcel", advirtió.

El ministro explicó que, además de acabar con la impunidad de estos grupos, los operativos de los últimos días en Navarra tienen como objetivo "cortarle la cantera a ETA". En ese sentido, recordó que "no todos los que están en la kale borroka pasan a ETA, pero casi todos los que están en ETA han pasado por la kale borroka".

Las Fuerzas de Seguridad están especialmente preocupadas por el repunte de la kale borroka en Na-varra en los últimos meses. La memoria de la Fiscalía General presentada esta semana destaca el "enorme aumento" de la kale borroka en Navarra durante 2007, cuando se produjeron un 170% más de casos que el año anterior.