Venezuela
LO ÚLTIMO:

JESÚS SEVILLANO FERRAZ

La convivencia humana

11/sep/08 07:30
Edición impresa .

EL SOCIALISMO y la doctrina de Cristo van muy juntos cuando, por ejemplo, un compatriota comete un error. Nuestro deber es amonestarlo a solas. Si te escucha lo habrás salvado. Si no te escucha hazte acompañar de más personas, para que le conste a más testigos; si no te hace caso, díselo a la comunidad y si ni a la comunidad le hace caso habrá, con todo derecho, que apartarse de él.

No podemos enmudecer los que creemos en la justicia, y por ende estamos en la obligación de defender a la persona humana por el bien de la convivencia y de los derechos fundamentales. Todo debe ser dicho y hecho con la mayor humildad y amor.

En la defensa y promoción del hombre -dijo San Pablo- se centra el cumplimiento de la ley y en el amor liberador para los vilipendiados se resume la "Ley Entera". Así son y deben ser los procesos revolucionarios.

Los que están en posiciones altas llaman la atención a los de más abajo, pero sucede a veces lo contrario: lo más importante es salvar la comunión entre el hombre y el sistema.

En mis 76 años, cumplidos el 8 de septiembre de 2008, he cometido muchos errores. Lo importante es reconocerlos con gran humildad, aprender de ellos. Pero siempre lo más importante todavía es no perder la dignidad y el respeto a quienes nos acompañan en esta lucha, vivir siempre en comunión con los hombres y con las ideas. Aprender a perdonar y a vivir con humildad, tratando de captar a aquellos que piensan que sólo su criterio y ambición es lo más importante.

En este nuevo siglo XXI, sólo me preocupa terriblemente la miseria humana que se está viviendo en la actualidad, esto sobre todo por los jóvenes, pues para muchos los valores vienen dados por el poder que tengas, por la cuenta bancaria, por los políticos que te apoyen y por la conciencia que dictan los medios de comunicación comprometidos con la maldad.

Cada año que pasa, que se cumple, debemos revisarnos más a fondo, aprender a conocernos y conocer a los demás. Hay que preguntar primero antes de condenar y recordar que siempre el amor estará por encima de los que condenan. El justo, así, no titubea ante el odio. Cumplir perfectamente la ley consiste en amar y en ser digno.

 Última hora:

 Últimas galerías:

Comparte este artículo

Cargando...

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

© Editorial Leoncio Rodríguez, S.A. |Aviso legal | Mapa del sitio | Publicación digital controlada por OJD

eldia.es Dirección web de la noticia: