Canarias

El Archipiélago casi ha duplicado su población en los últimos cuarenta años

Canarias ha pasado de contar con algo más de un millón de habitantes en 1970 a superar la barrera de los dos millones en 2007. Un estudio del Instituto Canario de Estadística (Istac) refleja la evolución de la población de las Islas desde 1768, con datos de censos históricos y de los padrones municipales.
31/ago/08 01:00
Edición impresa .

NAIMA PÉREZ, Tenerife

La incidencia de la Primera Guerra Mundial, las fiebres amarillas, el cólera morbo, el alza de los cultivos de exportación (plátano y tomate), los efectos de la Guerra Civil, la emigración a las islas capitalinas, los ajustes censales... Son algunos de los motivos que han justificado en los últimos cuatro siglos los incrementos, descensos y ralentizaciones del crecimiento de la población canaria.

El salto más cuantitativo en la demografía canaria se ha producido en los últimos 40 años, cuando la población superaba apenas el millón de habitantes (en 1970 contaba con 1.125.442 residentes) y casi cuatro décadas después ya rebasa los dos millones (en 2007 son 2.025.951).

El estudio del Istac, que arranca con datos de 1768 (Censo de Aranda), otorgaba a Canarias una población de 155.763 personas, aunque otras fuentes hablan de 151.867. En esta segunda mitad del siglo XVI el crecimiento era muy moderado; la población no registró un aumento considerable hasta finales del siglo XVIII y primera mitad del XIX. Entre 1797 y 1842, el número de habitantes en las Islas pasó de 173.865 a 241.266, lo que representa un incremento del 38 por ciento (67.401 habitantes más).

Sin embargo, años antes, a lo largo del XVIII, el lento crecimiento de la población se debió a un menor movimiento migratorio desde la Península hacia el Archipiélago, ya que el proceso de colonización había concluido, tal y como se recoge en algunos manuales específicos como "Geografía de Canarias", de editorial Interinsular. Pero, además, se produjo una primera corriente emigratoria hacia América al permitirse el derecho de reagrupación familiar.

Epidemias

Ya en el siglo XIX, en la primera década, el crecimiento de la población se moderó, debido en parte a ciertos brotes epidémicos que provocaron una mortalidad catastrófica (la fiebre amarilla en 1811 y el cólera morbo en 1851), según publica "Geografía de Canarias". Esta última epidemia hizo estragos en Las Palmas de Gran Canaria, pero no se extendió a otros lugares del Archipiélago por la aplicación de un cordón sanitario. Esto provocó que el crecimiento de la población fuera más lento que en años anteriores.

Si en 1842 la población asignada al Archipiélago era de 241.266 habitantes, los siguientes años de la segunda mitad del siglo XIX protagonizaron lentos aumentos (234.046 en el año 1857; 237.036 en 1860; 284.857 en 1877; 301.983 en 1887; o 339.203 en 1897). A pesar de ello, esa última década experimentó un auge considerable (unos 38.000 habitantes). Esta recuperación, explican algunos expertos, pudo producirse por una mejora de la situación económica del Archipiélago, motivada por los cultivos de exportación (plátano y tomate), sobre todo en Tenerife y Gran Canaria.

Sin embargo, en los años 10 del siglo pasado la población volvió a resentirse por los efectos de la Primera Guerra Mundial y la última epidemia de gripe, que tuvo lugar entre 1918 y 1920. Sus consecuencias se sintieron especialmente en algunos municipios, como Santa Cruz de Tenerife, donde la población menguó en algo más de 8.300 personas; o Valverde, con una pérdida muy significativa, de más de 2.600 personas en un territorio que contaba en 1910 con 7.667 habitantes.

A partir de esa fecha, el crecimiento natural de la población se recuperó en Canarias y protagonizó un importante crecimiento en la década de los 30 del siglo pasado, con un aumento de más de 115.000 habitantes, salvo la excepción de la Guerra Civil Española.

Las siguientes décadas fueron, en general, de crecimientos destacados. Entre 1940 y 1981 tuvo lugar un salto muy importante que llegó a duplicar la población, que pasó de 687.937 a 1.367.646 habitantes. Este incremento tan fuerte se debió a un descenso entre 1940 y 1960 de las tasas de mortalidad ordinarias (6-7 por mil) y a elevadas tasas de natalidad (27 por mil en 1960 y 18 por mil en 1980). En estas cuatro décadas se producen alzas de hasta 75.000 habitantes en Tenerife y Gran Canaria.

Emigración

Sin embargo, hay dos islas que no se comportaron de la misma forma a partir de los años 60 del siglo XX: La Gomera y El Hierro. Ambas sufrieron los efectos de la emigración de sus gentes hacia las islas mayores. Por ejemplo, La Gomera perdió más de 13.000 habitantes entre 1960 y 1987. Lo mismo ocurrió con El Hierro, que con una población de 9.521 habitantes en 1960 se quedó con 5.800 apenas una década después, lo que supuso una pérdida de casi el 50 por ciento.

El comportamiento de La Palma fue algo diferente: aunque en esas cuatro décadas experimentó crecimientos muy moderados, a partir de 1988 y hasta hoy la población apenas ha crecido en 5.000 personas, muchas de ellas alemanes que han fijado allí su residencia. Mucha gente joven de La Palma se ha marchado a otras islas o a la Península a trabajar o estudiar y luego no ha regresado como residente.

Este caso no es tan acuciante en El Hierro y La Gomera, donde desde las instituciones públicas se incentiva el empadronamiento. Esta situación ofrece ventajas a mucha gente que ya no reside de manera oficial en estas islas, pero que mantiene su empadronamiento en estos territorios porque se beneficia de ayudas sociales.

Curioso es el caso de Santa Cruz de La Palma, que, a partir del año 2000 (con 18.204 residentes), ha ido perdido habitantes de forma progresiva hasta situarse en los 17.353 en 2007. Algunos expertos de esta isla achacan estos descensos a que la capital palmera no tiene zona de expansión urbanística y muchos residentes han tenido que buscar casa en localidades próximas donde la vivienda es más barata, como Los Cancajos o las Breñas (Alta y Baja).

Desde 1990 a nuestros días el incremento de la población canaria ha sido muy acentuado, si se exceptúa el ejercicio de 1991, en que el Instituto Nacional de Estadística publicó su censo y comprobó que muchos padrones municipales estaban inflados.

Inmigración

La inmigración legal a Canarias procedente de varios países de la Unión Europea y la vertiente irregular, especialmente la que procede de Suramérica, han motivado que los padrones municipales hayan experimentado subidas muy consideradas. De esta forma, Canarias en 2001 tenía una población de 1.781.366 habitantes, 62.000 menos que al año siguiente. Este crecimiento se repitió, algo más moderado, en ejercicios posteriores, donde los incrementos anuales se situaban en torno a los 50.000 residentes más cada año.

Especial mención tienen las islas de Lanzarote y Fuerteventura en los últimos años, protagonistas de los mayores crecimientos en número de habitantes. En los últimos ocho años, Fuerteventura ha experimentado un alza de más de 34.000 habitantes, lo que la sitúa a la cabeza de crecimientos de población a partir del año 2000. Por su parte, Lanzarote también ha crecido de esta forma y entre 2000 y 2007 ha sumado 36.000 nuevos residentes.

ajuste del censo

El bajón producido entre 1990 y 1991

El Instituto Nacional de Estadística publicó su censo en 1991, unos datos que se cruzaron con los de los padrones municipales y se comprobó que en su gran mayoría las cifras de estos últimos eran bastante superiores a las del Instituto Oficial. El número de habitantes que se recoge ese año es, en todas las islas y en Canarias en general, bastante inferior al de 1990. Los municipios han actuado en la mayoría de casos de forma incorrecta y han inflado sus padrones. El motivo no es otro que conseguir más fondos de otras administraciones públicas, en función del número de habitantes. A partir de 1991 se regularizaron estos datos y se unificaron criterios.

 Última hora:

 Últimas galerías:

Comparte este artículo

Cargando...

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

© Editorial Leoncio Rodríguez, S.A. |Aviso legal | Mapa del sitio | Publicación digital controlada por OJD

eldia.es Dirección web de la noticia: