Sociedad
HUESCA

Un proyecto pionero examinará bajo tierra el origen del universo

EFE, Madrid
7/ago/08 1:36 AM
Edición impresa

Un proyecto pionero en España que está a punto de comenzar en el Laboratorio Subterráneo de Canfranc (Huesca), con unos 40 físicos implicados, y que durará inicialmente cinco años, escudriñará bajo tierra el origen del Universo y su composición, con un nuevo detector de procesos raros basado en el gas noble Xenón.

La peculiaridad de este laboratorio, ubicado a casi 2.500 metros de profundidad (equivalente en agua), lo hace ideal para este tipo de experimentos, debido a su blindaje natural de roca que protege del ruido de fondo, inducido por rayos cósmicos procedentes del espacio exterior y los procesos radioactivos naturales.

Con este proyecto se intentará detectar la materia oscura que representa alrededor del 25 por ciento de la densidad de energía del Universo, y asimismo descifrar "por qué, a lo largo del tiempo, ha sobrevivido en el Cosmos más materia que antimateria cuando se cree que inicialmente las condiciones de ésta y aquélla eran simétricas".

Así lo explicó María Concepción González García, actualmente profesora ICREA en la Universidad de Barcelona y coordinadora del proyecto CUP (de las siglas inglesas Canfranc Underground Physics), que se desarrollará en el Laboratorio Subterráneo de Canfranc (LSC), una instalación singular del Ministerio de Ciencia e Innovación (MICINN), recién inaugurada.

La dirección del experimento más importante del proyecto CUP, llamado NEXT (Neutrino Xenon TPC), correrá a cargo del profesor de investigación del CSIC, Juan José Gómez Cadenas, del Instituto de Física Corpuscular (IFIC), un centro mixto del CSIC y la Universidad de Valencia.

Cinco millones de euros

Esta iniciativa pionera en España por los novedosos detectores que incluirá en sus experimentos, se enmarca dentro del programa del Gobierno Consolider-Ingenio 2010 para promoción de la investigación, y está previsto que reciba una aportación por parte del Ministerio de Ciencia e Innovación de cinco millones de euros.

Entre los colaboradores científicos que participan en los trabajos destaca la Universidad de Zaragoza, cuyo grupo, pionero en este tipo de ciencia desde hace más de dos décadas, fue creado por el recién fallecido profesor Ángel Morales, principal artífice del proyecto que concluyó en el nuevo LSC.

Según la coordinadora del proyecto, también se pretenden desvelar misterios relacionados con la materia oscura.

HUESCA