Santa Cruz de Tenerife

Un rincón para la creatividad

El Centro de Grabado Contemporáneo de Santa Cruz, capitaneado por Alfonso Mertens, se configura como una "isla" en la que estudiantes, profesores y aficionados exploran sus dotes artísticas.
M. MARRERO, S/C de Tfe.
3/ago/08 1:19 AM
Edición impresa

Entre grandes máquinas, estudiantes de Bellas Artes, colores en todos los rincones y mucha tranquilidad, el artista belga afincado en Tenerife, Alfonso Mertens, muestra gran entusiasmo por la labor que desempeña en Santa Cruz desde hace más de quince años: enseñar a todas las personas interesadas en experimentar con la creación artística a canalizar sus conocimientos y aptitudes hacia la modalidad que más se ajusta a sus habilidades.

El Centro de Grabado Contemporáneo, ubicado en La Recova vieja, está abierto al público desde hace quince años con Mertens a la cabeza. El artista aboga por utilizar las nuevas tecnologías en la creación artística "pero siempre con el control del autor". Para ilustrar esta explicación Mertens acude a la actual muestra de Héctor Pinto que exhibe el centro , titulada "Ficciones" y compuesta por dibujos de pequeño formato ampliados en una impresora digital de alta definición. En opinión de Mertens, "lo importante es saber dibujar y utilizar las nuevas tecnologías para crear obras de ciertos tamaños". No obstante, aboga por la "personalización de todas las creaciones".

Las máquinas de grabado y la gran impresora de alta definición son las protagonistas de las amplias habitaciones que componen este espacio cultural por el que pasan docenas de personas cada año. Así, estudiantes y licenciados en Bellas Artes experimentan nuevas técnicas con ayuda de Mertens que afirma que "tras estudiar el currículum de cada persona y hablar un rato con ella la voy orientando hacia las técnicas que mejor encajan con su personalidad creativa".

Mertens critica que las nuevas generaciones aprenden todo con ordenadores "descuidando los conocimientos artísticos y plásticos", por lo que reivindica "la utilización del conocimiento en función del contexto creativo".

Las paredes del espacio cultural son un compendio de creaciones de todo tipo, desde pinturas hasta composiciones fotográficas, que aportan colorido y dan cuenta del trabajo diario que se realiza en el lugar. Llama la atención las coloridas creaciones que se realizan con inmensas máquinas, todas propiedad de Alfonso Mertens, que datan de hace veinte años. El experto señala que uno de esos aparatos fue comprado en Alemania y "no existen muchos en el mundo", por lo que expertos de distintas partes del planeta llegan hasta el Centro de Grabado Contemporáneo para trabajar con esta tecnología.

Muchos estudiantes de la Universidad de La Laguna pasan por los talleres de Mertens porque "el centro académico no tiene muchos medios e, incluso, desconocen por completo la técnica del grabado". Por ello, desde hace dos años mantiene un convenio de colaboración con el Rectorado gracias al cual "también vienen profesores universitarios a experimentar con las distintas técnicas".

"Inventamos siempre cosas", dice Mertens al tiempo que muestra la máquina litográfica y señala que desde 1983 trabaja con el Ayuntamiento de Santa Cruz, que es el propietario del local ubicado en La Recova vieja.

Ejemplo de la vertiente social de este proyecto es José Alberto Arymani, un jubilado que desde hace un año acude cada mañana hasta el Centro de Grabado para dedicarse a su gran afición. Arimany destaca la importante labor artística de Mertens al tiempo que comenta que "hace muchos años comencé Bellas Artes, pero me di cuenta que era muy difícil vivir de la creación artística, así que estudié para aparejador". Ahora, "después de jubilarme, decidí venir y Afonso Mertens me explicó varias modalidades artísticas y me ofreció todos los materiales y, ahora, hago bocetos con diferentes técnicas".