Santa Cruz de Tenerife
RUBÉN BLADES CANTANTE, ACTOR Y MINISTRO DE TURISMO DE PANAMÁ

"La humildad es el orgullo en reposo; siempre he mantenido los pies sobre la tierra"

M.BARROSO, S/C de Tenerife
3/ago/08 1:19 AM
Edición impresa

Ha pasado casi una década desde la última visita de Rubén Blades a Tenerife. En esta ocasión hace un paréntesis en sus funciones como ministro de Turismo de Panamá para realizar su gira europea, que servirá como antesala de su regreso a los escenarios una vez finalice, en breve, su labor junto al presidente Martín Torrijos. Sus actuaciones -que coinciden también con el 30º aniversario de la publicación de "Siembra", un álbum mítico que incluye temas como "Pedro Navaja" y "Plástico"- supone el reencuentro del cantante con el público español.

Pese a los años de ausencia, la respuesta popular a sus conciertos ha superado todas las expectativas con llenos en Alicante, Cartagena, Madrid, Vigo y Zaragoza. Esta noche le toca el turno a Tenerife, donde se presentará como protagonista único del Festival de Salsa del Atlántico. Se prevé que unas 12.000 personas acudan al Recinto Ferial en un espectáculo organizado por Mega Latina, en coproducción con Rider Producciones. El martes el cantautor se desplazará a La Gomera y el miércoles, a Las Palmas.

-Retorna a los escenarios aho ra que está cerca de abandonar la política. ¿Con qué ánimo afronta esta vuelta?

-Vamos a ver si puedo aún mantener el entusiasmo y la energía que demanda una gira. Esta la hago, además, para apoyar la campaña de turismo de Panamá en Europa; por eso escogí solo tres países, España, Holanda e Italia, que son tres destinos que vuelan a Panamá. Queremos aumentar el interés por nuestro país.

-Ha declarado en más de una ocasión que introducirse en la política le ha ayudado a ser menos egoísta y mejor persona. ¿Lo ha entendido el pueblo pa nameño o se sigue mirando al político con desconfianza?

-Me resulta imposible descifrar cómo piensa la gente. Por lo general, cada cual juzga basado en percepciones, no en hechos, o en análisis objetivos. Hago lo que tengo que hacer, por mi país y por mi integridad personal. No espero aplauso por ello.

-En sus comienzos como trabajador de correos, ¿ pensó que se dedicaría a la política y, sobre todo, que se convertiría en icono de la música latina?

-Cuando uno esta en un país extranjero sin papeles, sin amigos, familiares o dinero lo único en que uno piensa es en no enfermarse.

-¿Cómo un artista con su trayectoria ha podido estar alejado de los escenarios durante estos años? ¿Nunca se lo ha reprochado?

- He sido abogado durante cuatro años, cosa que no había hecho en 29. Cuando siento pasión por algo, no extraño lo que hacía antes. Nada puede brindarme mayor satisfacción que el servicio a mi país. Estudie Derecho y me gradúe porque me gusta la profesión. He estado muy dedicado a mi trabajo público y le puse el alma. No extrañé nada porque estoy dentro de otra cosa que me apasiona.

-Con Ray Barreto y Willy Colón pasó a formar parte de una leyenda que sigue aún vigente pese a su ausencia. ¿No llega a asustar tanto éxito o siempre ha sabido mantenerse lejos del halago fácil?

-Siempre he cultivado otros intereses que me han mantenido con los pies sobre la tierra, aunque tenga mi vista clavada en el horizonte; además, me criaron bien, mi familia, mis maestros, mi barrio... No he perdido mi objetividad, ni como actor, músico, compositor, abogado, cantante, candidato presidencial, ministro, ni me he llenado la cabeza de vanidades. La humildad es el orgullo en reposo. Trabajo en lo que me gusta, y después a mi casa y punto.

(Pasa a la página siguiente)

(Viene de la página anterior)

-¿Ha compensado tanto servir a su país desde la política y privar a sus seguidores de su música?

-Los verdaderos seguidores saben cómo soy y por qué hago lo que hago. Creo que me respetan más que antes. Hice lo que dije que haría.

-Asegura que aprovechará esta gira musical para llevar a cabo iniciativas de promoción turística de país. ¿En qué consisten?

-Aparte de las entrevistas que hablan de turismo y de Panamá, creo que le corresponde a la agencia publicitaria responder de lo que están haciendo: vídeos de Panamá, panfletos repartidos en las ciudades, anuncios publicitarios... No conozco a fondo la mecánica de la promoción.

-Su gira coincide con su 60 cumpleaños. ¿Cómo se ha planteado su retorno en un momento en el que la industria no pasa por su mejor momento?

-No sé cual sería el mejor o el peor momento; éste es el que tengo y lo aprovecho. El próximo año ya no lo podré hacer.

-Para dentro de unos meses prepara el lanzamiento de "Cantares del subdesarrollo", dedicado a Cuba. ¿Qué podrá encontrarse en él y qué similitudes tiene con sus anteriores discos?

-Todas las canciones son nuevas y escritas por mí. Su contenido es también social, tal como en "Maestra vida", "Buscando América" o "Siembra". En el disco interpreto todos los instrumentos, excepto el bajo, y por primera vez ejecuto el tres cubano.

-Tras casi una década sin visitar Canarias actuará en tres islas al final de la gira. ¿Qué recuerdos conserva de una tierra que vive y siente como pocas la música latina?

-Siempre se nos ha tratado con mucho cariño y mucho respeto; en realidad uno recuerda la emoción de la gente y su trato especial. Eso nunca se me olvida.

-Ha sido generoso al dejar que sean sus fans los que elijan las canciones que interpretará en sus conciertos. Temas como "Pedro Navaja", "Plástico" o "Pablo Pueblo" volverán a escucharse una vez más en su show.

-Esos temas y otros serán parte del repertorio, seguro.

-¿Cómo explica que la temática social de sus canciones apenas haya cambiado en más de treinta años y se mantengan en plena vigencia en 2008?

-Creo que los temas siguen siendo parte de la realidad urbana y cuando fueron escritos, la honestidad hizo que no fuesen productos con fecha de caducidad, como la leche.

-¿Está disfrutando de su reencuentro con el público español? ¿Ha notado alguna evolución?

-Creo que hay muchos más latinos en España que hace diez años. Por otro lado, el español ya asume la salsa como algo menos exótico, me parece.

-Dedicarse a la política le ha costado, como ha dicho, el sacrificio de dejar la música y el cine, pero ¿siempre tuvo claro dónde estarían los límites?

-El límite lo marca la integridad personal. Mi país vale mucho, mi pueblo vale mucho, Panamá es excepcional y merece eso y más. Cuando vuelva al cine y a mis actividades musicales tiempo completo creo que seré mucho mejor como artista porque soy un mejor ser humano por mi servicio público a Panamá.

-Cabe suponer que, en el ejercicio de la política, habrá tenido más de una propuesta para cruzar la línea hacia el lado co rrupto. ¿Cómo se puede uno proteger contra estos vicios que vienen de tan atrás?

-En realidad nadie me ha propuesto nada corrupto en los cuatro años que llevo en el trabajo de Gobierno. El poder no corrompe, desenmascara. El que está podrido, lo está antes de entrar en el poder. La corrupción tiene que ver con la forma como te criaron, o tus genes, quizás, tus amigos y el entorno. Cada realidad plantea sus propios paradigmas. En tiempo de guerra, la gente actúa distinto a como se espera que lo haga en tiempos de paz. Pero el asunto de la corrupción descansa en una descomposición espiritual. No es el Gobierno en donde nace lo corrupto; es en el ser humano; es éste el que actúa deshonestamente.

-¿Piensa dedicarse por entero a la música cuando deje definitivamente a la política?

-Y también al cine, al igual que espero empezar a participar en investigaciones arqueológicas en Panamá, en el tema de la llegada de los primeros humanos modernos al istmo.

El intérprete, que actuó el viernes en la Expo de Zagagoza regresa a Canarias para realizar tres conciertos. Esta noche en Tenerife, el martes en La Gomera y al día siguiente en Las Palmas./ EL DÍA