Santa Cruz de Tenerife

Las ayudas a los afectados por los incendios de 2007 siguen sin llegar

Tras un año del desastre ecológico ocurrido en las Islas en 2007, los vecinos afectados continúan sin recibir las ayudas prometidas por el Gobierno autónomo. Por otra parte, el monte quemado ha logrado una sorprendente recuperación y comienza a presentar "cierto verdor", pese a que el invierno ha sido uno de los más secos.
EFE, S/C de Tenerife
3/ago/08 1:19 AM
Edición impresa

La capacidad de regeneración que tiene la vegetación canaria ha permitido que un año después de los grandes incendios forestales que arrasaron Tenerife y Gran Canaria, el monte se muestre verde, aunque esta situación de optimismo no se corresponde con la de muchos afectados, que se quejan de la escasez de las ayudas o de que simplemente no han llegado.

Un total de 35.000 hectáreas afectadas y más de 12.000 personas evacuadas fue el resultado de estos incendios forestales que comenzaron en Gran Canaria el 27 de julio de 2007 y el día 30 del mismo mes en Tenerife.

Después de un año de la tragedia, las 400 familias agrupadas en la plataforma "Más nunca" lamentan que aún no se han abonado las ayudas anunciadas. Así lo explicó su portavoz, Gustavo Rodríguez, quien no entiende por qué las viviendas de segunda residencia, quedaron exentas de las ayudas.

El monte "luce verdor"

A pesar de que este invierno ha sido uno de los más secos de los últimos 60 años, se ha conseguido que en el monte quemado luzca "cierto verdor", manifestó el consejero de Medio Ambiente del Cabildo de Tenerife, Wladimiro Rodríguez Brito.

La recuperación del monte canario sorprende incluso en las zonas donde el fuego atacó con mayor virulencia, según explicó el consejero de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria, Juan Salvador León, quien esta semana visitó la reserva natural de Inagua que quedó devastada por el incendio provocado presuntamente por un vigilante forestal.

En Tenerife, nada hacía presagiar que el incendio forestal que comenzó el lunes, 30 de julio, en la zona de Los Campeches, en el municipio de Los Realejos, arrasara en dos días 15.000 hectáreas y provocara la evacuación de 10.000 personas.

En Gran Canaria el fuego arrasó 18.700 hectáreas, 8.000 de pino canario de los parajes naturales de Inagua, Ojeda y Pajonales situados en el centro de la isla, pero también los palmerales y cañaverales, algunos emblemáticos, que han comenzado a brotar de nuevo.

Doce meses después de la tragedia, el vigilante forestal que presuntamente la originó en Gran Canaria permanece en prisión preventiva en el centro penitenciario del Salto del Negro pendiente de que se produzca el juicio.