Santa Cruz de Tenerife

El radar como método educativo

Ocho delitos por exceso de velocidad ha registrado la Policía Local en las carreteras de la capital tinerfeña a lo largo de 2008.
VICTORIA MONROY, Tenerife
3/ago/08 1:19 AM
Edición impresa

La unidad de tráfico de la Policía Local de Santa Cruz de Tenerife responde de forma inmediata a los problemas del ciudadano y de seguridad vial, siendo uno de los servicios con mayor número y variedad de intervenciones. Una de estas actuaciones es el control de la velocidad mediante radar.

Según los datos ofrecidos por dicho Cuerpo de Seguridad, en el año 2007 el porcentaje de infractores se estableció en torno al 4,53 por ciento. Las vías donde se registran mayor número de violaciones de la ley son la avenida Marítima (de Paso Alto hacia San Andrés) y la avenida de las Hespérides, en El Sobradillo.

Las estadísticas del Servicio de Atestados marcan doce puntos negros dentro de la capital tinerfeña, entre los que destacan la autovía de San Andrés (María Jiménez); las avenidas de José Antonio, Constitución y Bélgica, así como el acceso a la autopista del Norte (TF-5) con la calle Panamá.

También, se vigila la velocidad en las zonas próximas a centros escolares y de salud, en los parques o espacios infantiles, avenidas u otros sitios que requieran aminorar la marcha.

El agente 240 de la Policía Local comunicó a EL DÍA que su objetivo no es sancionar, sino instruir a los conductores para que limiten la velocidad, sobre todo, al entrar a Santa Cruz. "La educación del conductor nos exige que, en los controles de radar, utilicemos el coche de policía con el fin de que la gente entienda que detrás de un patrulla puede haber un trípode y disminuyan la velocidad", manifestó.

Los coches camuflados se emplean, normalmente, en barrios conflictivos, ya que un vehículo policial puede originar problemas de orden público. En los barrios, la Policía se establece en zonas horarias muy determinadas como las tardes y los días festivos.

Los controles de radar se suelen realizar dos veces al mes en cada zona, aunque depende en gran medida de las necesidades del servicio y de las quejas vecinales. Normalmente se hacen en horario diurno.

En el simulacro de radar efectuado el pasado día 23 de julio en la avenida de la Constitución se contabilizaron, en aproximadamente 45 minutos, 271 automóviles, de los que 58 cometieron alguna infracción. Uno de los coches alcanzó 97 kilómetros por hora en una vía limitada a 50.

Según la Policía Local capitalina, la velocidad máxima alcanzada durante este año es de 177 kilómetros por hora en una vía restringida a 90. Asimismo, un vehículo circuló a 153 kilómetros por hora en un tramo de 40.

Es imprescindible recordar que, en consonancia con la nueva legislación de seguridad vial, que entró en vigor el 2 de diciembre de 2007, cuando un conductor exceda en 60 kilómetros por hora la velocidad permitida en una calle, o en 80 kilómetros por hora si se trata de una vía interurbana, puede ser castigado con una pena de tres a seis meses de prisión, que puede ser sustituida por trabajos en servicio a la comunidad , y el pago de una multa de seis a doce meses, cuya cantidad será establecida por el juez. En cualquier caso, se procederá a la retirada del permiso de conducir durante un plazo de uno a cuatro años. Estas medidas son complementarias al carnet por puntos.

En definitiva, dicha reforma pretende que la población tome conciencia de la importancia de respetar los límites de velocidad.