Santa Cruz de Tenerife

Dinero que no convence

Aunque existen diferencias de apreciación sobre las tasaciones de las casas y fincas afectadas por el anillo insular, los expropiados rechazan en su mayoría las cantidades ofrecidas por el Gobierno regional, si bien la asociación más proclive al entendimiento cree que algunas compensaciones son bastante razonables.
ÁLVARO MORALES, Icod
3/ago/08 1:19 AM
Edición impresa

La mayoría de las más de 740 familias afectadas por las expropiaciones necesarias para construir el anillo insular de carreteras recibieron desde el miércoles al viernes pasados las tasaciones oficiales del Gobierno autónomo. También una mayoría de estos afectados, por lo menos según lo indagado por este periódico, considera insuficientes, injustas y hasta bajísimas las cantidades propuestas, si bien la asociación creada hace un año y medio y que aglutina a todos los vecinos de Santa Bárbara, algunos de Buen Paso y Las Lajas, tiene una visión más optimista, aunque no plenamente satisfecha.

El presidente de esta entidad, Luciano Rodríguez Fuentes, afectado de Santa Bárbara, cree que muchas de las cantidades ofrecidas son "bastante ajustadas". No obstante, considera que, sobre todo en el caso de las viviendas de menores dimensiones o en mal estado, conviene luchar para que las cifras se incrementen, "ya que resulta escaso tratar de buscar una casa con 50.000 ó 60.000 euros por el precio actual del mercado".

Por lo demás, cree que los 785 euros de media por metro cuadrado construido, que en algunos casos se eleva a 985, los 180 por metro de solar urbano o los 15 por metro rural son cantidades apreciables, si bien tiene claro que para mucha gente el dinero nunca será suficiente. De hecho, él mismo no está del todo satisfecho con la tasación que han hecho de su vivienda (210.000), aunque sí de la de su tía, que vive justo al lado, compensación que se eleva a unos 480.000 euros, unos 80 millones de las antiguas pesetas, por una vivienda y terrenos de grandes dimensiones.

Lo que sí tiene claro es que los afectados incluidos en su asociación apuestan por disponer de una vivienda adosada en una promoción que tratarán de levantar en suelo rústico lo más cercano posible a la ubicación actual de la mayoría de estas casas.

Las compensaciones incluyen partidas para los futuros proyectos técnicos, de electricidad y otras actuaciones, así como ayudas para el alquiler durante dos años con diferentes cifras en función de cada caso particular. Si la reacción entre esta asociación ha sido levemente positiva, con una percepción muy similar a la del alcalde, Diego Afonso, la cosa cambia radicalmente a medida que se sube hacia zonas como El Reventón o El Amparo, las más críticas.

EL DÍA habló ayer y el viernes con algunos afectados a los que aún no han llegado las tasaciones y con otros muchos que se han quedado bastante descontentos con las cifras y que anuncian que seguirán luchando para que aumenten las cantidades e, incluso, para intentar que no se haga la vía.

José Gregorio Rodríguez y Elisa, su mujer, compraron hace cuatro años una casa y una considerable finca por 14 millones de pesetas y aún lamentan que ni el dueño ni nadie les avisara del paso del anillo. Tras múltiples reformas, los 186.000 euros en total que les ofrecen ahora les parece una cifra totalmente insuficiente "por cómo está hoy el precio del metro cuadrado y por las dificultades que tendremos para comprar o crear una casa alternativa en dos años".

Las mismas sensaciones tienen María González y algunos de sus familiares en otras casas de la calle Faya, en El Reventón. Los 102.000 euros que le ofrecen se les queda muy por debajo de lo que esperaba, aparte de que, como en otros muchos casos, se queja de que no le tuvieran en cuenta parte de su propiedad. Esto también le ocurre al padre de Omaira, en El Amparo, con su garaje. A Carmen Pérez tampoco le convence lo ofrecido y lo mismo le pasa a Zoilo y Cecilia, una pareja de mayores que también critica que se dejara fuera parte de su terreno. Como casi siempre, el dinero nunca es mucho.