Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El promedio de suicidios este año en la Guardia Civil es de uno cada 22 días leer
ALEMANIA

El SPD expulsa del partido al ex superministro Wolfgang Clement

COLPISA, Berlín
3/ago/08 1:19 AM
Edición impresa

La dirección regional del partido Socialdemócrata alemán (SPD) en el estado de Renania del Noirte Westfalia, protagonizó ayer una inédita y moderna versión de exorcismo político al aprobar la expulsión de uno de sus miembros más destacados y famosos, el polémico ex superministro de Economía y Trabajo del último gobierno de Gerhard Schröder y ex jefe del gobierno regional del Land, Wolfgang Clement.

La medida fue adoptada por una comisión de arbitraje de la dirección regional del partido que halló culpable al político de 68 años de haber cometido el pecado de criticar la campaña electoral que llevó a cabo el SPD en Hesse y pedir, en una columna periodística, que los militantes no votaran por la candidata, Andrea Ypsilante Clement, que ocupa un cargo de consejero de la compañía electrica REW, atacó a la candidata, en especial por su postura en contra de la energia producida por centrales nucleares.

El artículo, publicado en enero, fue calificado como una "traición" por las filas del partido. La decisión de expulsar de las filas del partido a un ex ministro federal y ex jefe del gobierno regional del estado más poblado del país, provocó una nueva y amarga división en el seno del SPD, donde muchos amigos de Clement calificaron la medida como un nuevo ajuste de cuentas con las reformas impulsadas por el gobierno de Schröder.

Deserción de militantes

En su calidad de superministro de Economia y Trabajo, Clement fue el responsable de llevar a la práctica las reformas que introdujeron severos recortes en el generoso sistema de bienestar germano y, al mismo tiempo, provocaron la primera gran deserción masiva de militantes, un problema que aun sigue causando daño al SPD. "A la larga habrá mucha soledad en el partido si seguimos expulsando a todos los que dicen tonterías o causan problemas", dijo el ministro de Medio Ambiente, Sigmar Gabriel, al criticar la decisión. "Los conflictos internos no deben ser solucionados con una expulsión", insistió el ex líder del SPD, Franz Müntefering.

Pero en las filas del ala izquierda del SPD, el anuncio fue recibido con una poca disimulada alegría, un gesto que revivió la eterna pugna que ha envenenado y sigue causando daño al partido más antiguo del país. "Gracias a Clement, el partido perdió 250.000 militantes y tu-vo que soportar la fundación del partido La Izquierda" dijo el jefe del partido en Bochum.