Santa Cruz de Tenerife

Las cámaras confirman que el ajuste de la economía española es importante

En el boletín de coyuntura correspondiente al segundo trimestre del año estas instituciones advierten de que la construcción continúa reduciendo su actividad, sobre todo la que corresponde al área residencial, y la industria confirma su incapacidad para relevar a ese sector como pilar de crecimiento en el corto plazo.
EL DÍA, S/C de Tenerife
2/ago/08 2:01 AM
Edición impresa

"La construcción continúa reduciendo su actividad, sobre todo la que corresponde al área residencial, y la industria confirma su incapacidad para relevar a la construcción como pilar de crecimiento en el corto plazo". Así se pone de relieve en el Boletín de Situación Económica correspondiente al segundo trimestre de 2008, de las Cámaras de Comercio, que confirma que la actividad económica nacional experimenta un ajuste importante.

Todos los sectores registraron crecimientos inferiores al 2% durante el segundo trimestre, incluso la industria podría mantener avances negativos. Sólo los servicios mantienen un crecimiento superior al 2%, aunque empresas de algunos subsectores como el comercio ya reflejan un claro recorte de las ventas.

Entre el cuarto y el sexto mes del año, el sector exterior mejoró sus resultados. Las importaciones son la causa principal del avance producido en la aportación de la demanda externa al crecimiento. La ralentización del consumo tuvo consecuencias en las compras de productos y servicios procedentes del exterior, que avanzan a un ritmo más moderado. Por su parte, las exportaciones todavía mantienen incrementos aceptables, aunque más reducidos, relacionados con la demanda procedente de países como Alemania.

En cuanto al crecimiento económico, las Cámaras estiman un crecimiento del 1,7% durante el segundo trimestre de 2008. Esta cifra es inferior en un punto porcentual al dato obtenido durante los primeros tres meses. El crecimiento económico está experimentando un ajuste importante derivado del menor consumo de las familias y del frenazo en el sector constructor.

La demanda nacional reduce significativamente su aportación al crecimiento. El consumo de los hogares se enfrenta a las dificultades derivadas de una inflación elevada y un entorno de tipos de interés al alza. Como consecuencia de este escenario de tipos y de unas expectativas de precios más reducidos en el mercado inmobiliario, las familias retrasan sus decisiones de compra de vivienda y la inversión en esta partida alcanza un crecimiento casi nulo. La inversión en bienes de equipo se resiente en un entorno de incertidumbre como el actual, en el que la confianza empresarial se sitúa en mínimos.

La inflación registró otro repunte en junio. Si en mayo alcanzó una tasa desconocida en los últimos diez años (4,6%), en junio el registro fue superado (5%).