Santa Cruz de Tenerife
MURCIA

Declaran dos guardias civiles su por vinculación con el narcotráfico

EFE, Almería
1/ago/08 1:56 AM
Edición impresa

Los dos agentes de la Guardia Civil de Águilas (Murcia) detenidos el 22 de julio por su presunta vinculación con una red dedicada al tráfico de drogas, que ha sido desarticulada tras dos años y medio de investigación, prestaron ayer declaración ante el Juzgado de Instrucción 2 de Almería.

Ambos quedaron a disposición de la autoridad judicial que instruye el caso, ahora bajo secreto sumarial, después de que el Juzgado de Instrucción número 2 de Lorca (Murcia) dictase el 24 de julio su ingreso en prisión provisional por delitos contra la salud pública, cohecho, omisión del deber de perseguir delitos y violación de secretos.

Mientras se tomaba declaración a los agentes y a otros dos apresados en la operación, la Guardia Civil informó de la desarticulación del grupo dedicado a la introducción de hachís por las provincias de Almería y Murcia.

Desde que en diciembre de 2005 la Guardia Civil iniciara, en colaboración con la Policía Nacional y la Agencia Tributaria, la conocida como operación "Mácula-Fénix", han sido intervenidas 9,5 toneladas de hachís y detenidos 15 implicados en la trama.

Las primeras pesquisas, por las que los investigadores determinaron que la red contaba con dos grupos (uno encargado del entramado logístico y financiero y un segundo que se ocupaba de cubrir la seguridad de los envíos a la península), se derivaron de la aprehensión en la Cala de Enmedio, en Níjar (Almería), de 3.050 kilos de hachís, la mayor parte de ellos ocultos en un zulo.

Tras el mencionado descubrimiento, se han ido desarrollando las diferentes fases de la operación, la última de las cuales se inició en febrero de 2008 con la localización en playa Elena, en Águilas, de dos zulos más, utilizados para ocultar los alijos y para abastecer de combustible a las lanchas neumáticas con las que introducían la droga.