Santa Cruz de Tenerife

El atentado en una playa de Torremolinos siembra dudas entre las fuerzas de seguridad

COLPISA, Madrid
1/ago/08 1:55 AM
Edición impresa

Tres días después de que ETA hiciera estallar una bomba en una playa de Torremolinos, las fuerzas de seguridad apenas tienen pistas de quién colocó el artefacto o si los autores del atentado pertenecían a un comando itinerante que pudo abandonar Andalucía al sentirse acosado.

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, se hizo eco ayer de esas incertidumbres. Afirmó que en el atentado hay "aspectos raros", que aún no se han podido "aclarar", lo que hace pensar a la Policía que sea una "decisión autónoma".

Entre esos aspectos aún turbios para los investigadores está saber por qué el comando etarra abandonó un arma, material para fabricar artefactos y documentación falsa el lunes por la tarde-noche, instantes después de que los terroristas colocaran la pequeña bomba que estalló bajo el puente peatonal de La Carihuela la madrugada del martes.

Los expertos de Interior todavía no han podido determinar si el material encontrado en la escombrera cercana a las obras de la carretera de circunvalación era una entrega o simplemente que los etarras se deshicieron de los efectos que pudieran relacionarles con ETA, tras decidir emprender una apresurada huida.