Santa Cruz de Tenerife
ILEGALIZACIÓN

El TC rechaza el recurso de Atutxa en el caso de la disolución de SA

EFE, Madrid
31/jul/08 6:57 AM
Edición impresa

El Tribunal Constitucional (TC) desestimó ayer el recurso de amparo de Juan María Atutxa, Gorka Knorr y Kontxi Bilbao contra la decisión del Supremo (TS) de anular la sentencia que les absolvió de un delito de desobediencia por no disolver Sozialista Abertzaleak (SA) porque lo han presentado antes de tiempo. El TC dictaminó que los miembros de la anterior Mesa del Parlamento vasco presentaron de forma "prematura" la demanda de amparo porque aún no ha concluido el proceso penal.

De esta forma, el alto tribunal recuerda que la sentencia del TS anuló la del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) y devolvió la actuaciones a esa instancia para que dictara una nueva sentencia sobre los hechos.

Además, destaca que el TS devolvió el proceso al TSJPV no sólo porque consideró "incorrecta" la aplicación de la prerrogativa parlamentaria por la que decidieron no disolver SA, sino también por "la necesidad de completar la declaración de hechos probados" en aquellos aspectos en los que el órgano judicial no se había pronunciado.

Atutxa, Knorr y Bilbao fueron condenados a penas de inhabilitación para el ejercicio de cargos públicos y a una multa por no disolver, como ordenó el TS, el grupo de SA en la pasada legislatura en la Camará vasca.

Desobediencia

La Sala de lo Penal del TS anuló el 7 de noviembre la sentencia del TSJPV que en 2007 había absuelto a los tres de un delito de desobediencia por no disolver el grupo parlamentario de SA, al estimar el recurso interpuesto por el colectivo de funcionarios Manos Limpias.

El fallo del TS sostenía que "no dar cumplimiento a un mandato judicial en ejecución de lo resuelto en una sentencia firme es, en definitiva, no aplicar la ley" y consideraba que los actos parlamentarios no pueden nunca dirigirse "al incumplimiento de la ley".

Los tres integrantes de la Mesa se negaron a disolver SA, tal y como ordenó el TS, que entendió que sus siete integrantes eran los mismos que formaban el antiguo grupo de Batasuna, formación ilegalizada el 27 de marzo de 2003.

El TSJPV les absolvió en noviembre de 2005, pero no entró a considerar si habían o no cometido delito porque opinó que sus actuaciones estaban amparadas por la inviolabilidad parlamentaria y que el no tenía capacidad para juzgarles.

Este es el mismo argumento en el que se sostiene el recurso de amparo que presentaron Atutxa, Knorr y Bilbao.