Santa Cruz de Tenerife
GUÍA DE ISORA

Más de 1.000 personas revivieron en Chirche el Día de las Tradiciones

EL DÍA, Guía de Isora
30/jul/08 6:55 AM
Edición impresa

Más de 1.000 visitantes pudieron revivir el mundo rural de mediados del siglo XX en los actos celebrados en el núcleo poblacional de Chirche con motivo de la octava edición del Día de las Tradiciones, donde los propios vecinos del pueblo y otros venidos de fuera de él, vestidos con trajes de la época, representaron el pasado domingo, 27 de julio, escenas cotidianas de hace más de 50 años, hoy casi desaparecidas.

Entre otros, se escenificaron la trilla del trigo con bestias, ordeño de cabras, las clases en la antigua escuela, la fabricación de las tejas en los viejos hornos, el tueste de grano, la molienda de gofio, la elaboración de pan en un antiguo horno, la majada de almendras, la costura, la venta de miel, las tradicionales truchas de almendra, frutas de la zona, productos de artesanía o la escenificación de una curandera que santiguaba a los niños empachados o con otras dolencias.

Según destaca la concejal de Juventud del Ayuntamiento isorano, Raquel Gutiérrez, "esta iniciativa, organizada por los vecinos de Chirche, contó nuevamente con la colaboración del Ayuntamiento de Guía de Isora, la cual pretende recuperar la esencia de un pasado reciente, pero sin las carencias de aquellos difíciles años, así como destacar lo positivo de una época para no olvidar las propias raíces culturales en estos tiempos de globalización que hacen que todo vaya más rápido".

En esta edición, el "Día de las Tradiciones" contó como novedad con la celebración de diferentes talleres de folclore que escenificaron la tradicional danza de La Florida, a cargo de los grupos folclóricos La Atalaya de La Matanza y La Escalera de La Orotava, así como la Asociación de Vecinos de El Jaral (Guía de Isora) que participó con una parranda canaria.

Asimismo se homenajeó a Carmen María Correa Díaz, maestra de este núcleo poblacional que impartió sus primeras clases, contratada por el Ministerio de Educación en el año 1956. La maestra, a sus ochenta años, recogió emocionada un pergamino de recuerdo y manifestó que "todavía no ha olvidado a sus niños de Chirche del año 1956, a los que tanto quiso enseñar".