Santa Cruz de Tenerife

ETA reaparece en Andalucía tras seis años con una bomba en Torremolinos

Los terroristas colocaron un artefacto de escasa potencia en una playa de la localidad malagueña de Torremolinos que no causó daños personales ni desperfectos. Interior dice que no hay pruebas de que la banda tenga infraestructura en la comunidad autónoma, pero teme una ofensiva en los próximos días.
AGCIAS, Málaga/Madrid/París
30/jul/08 6:55 AM
Edición impresa

ETA reapareció la madrugada de ayer en Andalucía seis años después de su última acción en esta comunidad. Los terroristas colocaron un artefacto de escasa potencia en una playa de Torremolinos (Málaga) que no causó daños personales ni desperfectos. Horas antes, un chatarrero había encontrado en una escombrera cercana material para confeccionar bombas y una pistola.

El Ministerio del Interior, a pesar de asegurar que no hay pruebas de que ETA tenga infraestructura en Andalucía, puso ayer en alerta a todos los efectivos ante una ofensiva en la Costa del Sol en los próximos días.

El artefacto estalló a las 0:20 sin que mediara la habitual llamada de aviso de los terroristas durante la campaña de verano. La bomba, de no más de un kilo de explosivo, estaba situada bajo un pequeño puente peatonal. El estallido sólo provocó un cráter de un metro de diámetro y apenas 40 centímetros de profundidad.

Se vivieron escenas de nerviosismo entre los huéspedes del hotel Sol Aloha Puerto, situado a 300 metros del foco de la explosión. De inmediato la zona fue acordonada por efectivos municipales y de la Policía Nacional. Durante la noche, especialistas de los Tedax de la Policía Nacional recogieron restos del explosivo para su análisis. A las 3:30 se levantó el cordón de seguridad y al salir el sol se volvió a la normalidad.

Desde un principio los servicios de Información de la Policía atribuyeron el atentado a ETA, a pesar de que no había llamada en nombre de la banda. Horas antes de la explosión, a última hora de la tarde del lunes, un chatarrero halló en una escombrera cercana una mochila, una bolsa y una riñonera.

En el interior había una pistola Smith & Wesson, procedente de la partida de 350 armas robadas en Vauvert en octubre de 2006 e idéntica a la encontrada en poder del "liberado" del "complejo Vizcaya" Arkaitz Goikoetxea. Además, se encontraron dos cargadores de 9 milímetros parabellum, un temporizador, un reloj-detonador, tarteras de plástico, dos pilas de petaca, un carnet militar listo para ser falsificado y un papel con breves instrucciones en euskera para la manipulación de explosivos. El chatarrero llevó las armas y los cargadores a la Policía Municipal, que avisó a las fuerzas de seguridad.

Los servicios de Información de la Policía Nacional trabajan con dos hipótesis. La primera, menos probable, que las armas y el material para fabricar explosivos fueran parte de una entrega al comando que cometió el atentado en Torremolinos.

La segunda, que gana peso conforme pasan las horas, es que los terroristas se deshicieran apresuradamente de los efectos que pudieran relacionarles con ETA tras abandonar la bomba de Torremolinos, ya temporizada.

Etarras encarcelados

Los etarras Asier Eceiza y Olga Comes, arrestados el pasado viernes cerca de la ciudad francesa de Dijon, ingresaron ayer en prisión tras ser inculpados por diversos cargos, todos ellos agravados por el hecho de haber sido cometidos en asociación de malhechores con fines terroristas.

Fuentes próximas al caso indicaron a Efe que Olga Comes, supuesta componente del comando Vizcaya de ETA, fue enviada a la prisión de Fleury-Mérogis, mientras que Asier Eceiza, presentado como uno de los presuntos responsables del aparato militar de la banda terrorista, iba a ser confinado en Fresnes, otra cárcel de las afueras de París.

Antes de que un juez de las libertades y de la detención decidiera su ingreso en la cárcel, la magistrada antiterrorista de París Laurence Le Vert inculpó a ambos por receptación en banda organizada, de robo a mano armada, tenencia y transporte de armas y municiones, detención y uso de documentación falsa, uso de matrículas falsas y delito de fuga.

"Son hechos múltiples en vinculación con una acción terrorista", habían destacado fuentes de la Fiscalía al justificar su solicitud para ellos de prisión preventiva.