Santa Cruz de Tenerife
EEUU

El gobernador de Virginia encabeza las quinielas para número dos de Obama

Teresa Bouza, Washington,
30/jul/08 20:11 PM
Edición impresa

El gobernador de Virginia, Tim Kaine, es el hombre del momento ante los crecientes rumores de que puede convertirse en el "número dos" del candidato presidencial demócrata Barack Obama, una posibilidad que provoca reacciones encontradas.

El nombre de Kaine lleva tiempo en la lista de potenciales "vicepresidentes" pero no había sonado con fuerza hasta esta semana cuando periódicos como "The Washington Post" revelaron que mantiene conversaciones "muy serias" con el equipo de campaña de Obama.

Esas filtraciones han propiciado un minucioso escrutinio de la figura de Kaine, el primer gobernador demócrata que expresó su apoyo a Obama en febrero del año pasado, poco después de que el senador por Illinois anunciase su decisión de competir por la Casa Blanca.

Ambos tienen una visible simpatía personal, un factor clave para Obama, quien ha dicho que lo más importante para él a la hora de elegir a su "pareja" política es que funcione la química.

"Obama está en una categoría completamente distinta a la de nadie con quien he estado en un escenario", dijo un entusiasta Kaine en enero pasado, para añadir: "El público proyecta sus esperanzas en él de una forma que es simplemente increíble, increíble".

A la química se une el que los dos son licenciados por la Universidad de Derecho de Harvard, abogados interesados en los derechos civiles y recién llegados a la primera liga de la política estadounidense: Kaine es sólo tres años mayor que Obama y lleva dos años y medio como gobernador.

Los analistas destacan entre sus ventajas la popularidad que disfruta con los votantes religiosos -es un devoto católico- y el que puede ayudar a Obama a ganar en Virginia, que ha votado por los republicanos en 13 de las últimas 14 elecciones presidenciales.

Además, habla español, un factor positivo en un año electoral como este en el que el voto latino se perfila como crucial, dada la elevada concentración de hispanos en estados clave como Florida, Nuevo México, Colorado o Nevada.

Su talón de Aquiles es que, al igual que en el caso Obama, su experiencia en asuntos internacionales y nacionales es limitada.

Larry Sabato, director del Centro de Política de la Universidad de Virginia, recuerda que "no hay una mayor amenaza para la victoria de Obama que su falta de experiencia".

"Los estadounidenses tienen dificultades, al menos de momento, para ver a Obama en el papel de comandante en jefe (título que ostenta el presidente de EEUU)", dice Sabato en un artículo en la página web RealClearPolitics.

De ahí la importancia de elegir a un vicepresidente con experiencia internacional o militar, lo que, en opinión de Sabato, ayudaría a ahuyentar los temores sobre la corta trayectoria de Obama.

Richard Parker, profesor de la Universidad de Harvard, explicó a Efe que el senador de Indiana Evan Bayh o el también senador Joe Biden podrían ser un mejor complemento, al tener la experiencia de la que carece Obama.

Fred Greenstein, profesor emérito de la Universidad de Princeton, recomienda, de todos modos, tomarse con cierto escepticismo el furor desatado por la posible elección de Kaine.

"Obama, como cualquier otro candidato presidencial, utilizará el proceso de selección de una pareja política para sacar a la luz nombres de personajes públicos a los que quiere halagar al indicar que los considera competentes para ser vicepresidentes", dijo Greenstein a Efe.

En su opinión, el candidato demócrata postergará la decisión hasta poco antes de la convención del partido que se celebra a finales de agosto en Denver (Colorado).

Los expertos, por lo demás, parecen coincidir en que el nombre de la senadora Hillary Clinton seguirá sonando pero su selección no se materializará y recomiendan seguir los pasos a la gobernadora de Arkansas Kathleen Sebelius, quien también aparece en las quinielas.

En el lado republicano se han calmado los rumores que dominaron la blogosfera la semana pasada ante la posibilidad de un nombramiento inminente de candidato a vicepresidente por parte de John McCain y todo parece indicar ahora que el senador esperará a que su rival mueva ficha antes de revelar sus cartas.