Santa Cruz de Tenerife
ESTUDIO FAO

El cambio en los hábitos alimenticios deteriora la dieta mediterránea

EUROPA PRESS, Madrid
30/jul/08 6:55 AM
Edición impresa

El cambio en los hábitos alimenticios y un mayor consumo de carnes y grasas, ricas en calorías, están provocando un "rápido deterioro" de la dieta mediterránea en los países europeos como España de donde es propia, según se desprende de un estudio de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Según este informe, la "creciente prosperidad" de la población en Europa meridional, el norte de África y Oriente próximo está propiciando que la dieta basada en frutas y verduras frescas se haya sustituido por alimentos "demasiado grasos, salados y dulces", explicó el autor del estudio, Josef Schmidhuber. Esto ha provocado que la dieta mediterránea haya "decaído y se encuentre en estado moribundo".

De hecho, entre 1962 y 2002 la ingesta diaria de calorías en Europa creció un 20 por ciento y pasó de 2.960 a 3.340 kilocalorías. Sin embargo, en Grecia, Italia, España, Portugal, Chipre y Malta, que inicialmente eran países más pobres que sus vecinos del norte, el aumento del consumo de calorías fue del 30 por ciento.

Esto ha traído consigo que, por ejemplo, Grecia se haya convertido en el país de la Unión Europea con la media más alta de Índice de Masa Corporal (IMC) y que, en consecuencia, cuente con la tasa más alta de sobrepeso y obesidad.

Además, más de la mitad de los italianos, españoles y portugueses sufren igualmente de sobrepeso, quizá relacionado con el "notable incremento de calorías y carga glicémica" que se ha producido en las dietas de los residentes del Norte de África y Oriente próximo.

Ante el aumento de casos de obesidad, la FAO y la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó que los lípidos no sobrepasaran el 30 por ciento del total del aporte energético de la dieta. Sin embargo, en países como Grecia, Italia y España, la grasa constituye el 40 por ciento de la dieta.