Santa Cruz de Tenerife

Zapatero espera que el diálogo social dará confianza para remontar la crisis

El Gobierno central destaca, entre los aspectos principales de "la hoja de ruta" suscrita ayer por las dos principales confederaciones y sindicatos del país, el acceso a la financiación por parte de las empresas, la protección social ante el desempleo, el desarrollo de la ley de igualdad y la reforma de la Seguridad Social.
AGENCIAS, Madrid
30/jul/08 6:55 AM
Edición impresa

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró ayer que es un día para la "confianza" porque se abre una nueva etapa de diálogo social que permitirá remontar las "serias" dificultades económicas, recuperar el crecimiento, crear empleo y mantener la protección social.

Así lo afirmó el presidente tras la firma de la denominada "hoja de ruta" del diálogo social para esta legislatura, que ayer suscribió con el presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Gerardo Díaz Ferrán, y de la Confederación de la Pequeña y Mediana Empresa (Cepyme), Jesús Bárcenas, así como el secretario general de CCOO, José María Fidalgo, y de UGT, Cándido Méndez.

La "Declaración para el impulso de la economía, el empleo, la competitividad y el progreso social" señala que la economía española pasó de crecer y crear empleo a ritmos "intensos", a experimentar una fuerte "desaceleración" que ha provocado un "importante" impacto negativo en las empresas y en la creación de empleos.

Según Zapatero, el acuerdo logrado es "beneficioso" para el "bienestar de todos los españoles" y agradeció por ello la "responsabilidad y el sacrificio" de empresarios y sindicatos, en las "circunstancias actuales".

El jefe del Ejecutivo consideró que los cinco temas prioritarios del acuerdo son el apoyo a las empresas para que encuentren vías de financiación, el mantenimiento de la protección social ante el desempleo a través del incentivo a la recolocación y el desarrollo de la ley de igualdad.

Reformar la Seguridad Social dentro del Pacto de Toledo y mejorar la capacidad de crecimiento de la economía a través de la formación profesional y la I+D+i son los otros asuntos que enumeró.

El presidente reiteró el compromiso del Gobierno de "cumplir fielmente" con lo pactado, de "compartir" decisiones y de movilizar nuevos recursos, todo ello con "responsabilidad y serenidad".

Según la declaración, los objetivos que persigue son la modernización de los servicios públicos de empleo para que los parados tengan itinerarios personalizados de búsqueda, la seguridad y la salud en el trabajo, seguir vinculando inmigración y empleo, igualdad entre hombres y mujeres, mayor formación e inversión en capital humano y el sostenimiento, mejora y adaptación del sistema de protección social.

La declaración parte de un diagnóstico compartido de la "crisis" económica actual, palabra que, de nuevo, Zapatero eludió pronunciar, mientras que no faltó en las intervenciones de José María Fidalgo, Cándido Méndez, Gerardo Díaz Ferrán y Jesús Bárcenas.