Santa Cruz de Tenerife

Los sueldos de los trabajadores de las Islas, los segundos más bajos del país

La media del salario anual se situó el año pasado en 16.807 euros, pese a ser la comunidad que registró un mayor aumento. El coste laboral bruto de los empleados del Archipiélago fue de 23.368 euros.
EL DÍA, S/C de Tenerife
30/jul/08 6:55 AM
Edición impresa

Los trabajadores del Archipiélago cobraron una media de 16.807,60 euros en 2007, lo que sitúa a Canarias como la segunda comunidad autónoma que cuenta con los salarios más bajos de todo el país, únicamente superada por Extremadura, en la que el sueldo medio apenas alcanzó los 16.352,48 euros.

Por contra, los empleados madrileños fueron los mejor pagados del país con una media de 24.177,92 euros, lo que en términos porcentuales representa un 30% más al año que en las Islas y que, en términos absolutos, supone 7.370,32 euros más.

A pesar de esto, es la autonomía en la que se produjo un mayor incremento del coste laboral durante el pasado ejercicio, con un alza del 5,3%, muy por encima de la media nacional, que rondó el 4%, según los datos hechos públicos ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Otras variables

De este modo, el coste laboral bruto en Canarias llegó a los 23.368,79 euros, mientras que en el global de España alcanzó los 27.673 euros. A su vez, el coste neto de los empleados isleños fue de 23.191,49 euros.

En lo que respecta al resto de variables del coste laboral en el Archipiélago, 5.493,63 euros correspondieron a las cotizaciones obligatorias, frente a los 150,18 a cargo de las voluntarias.

Igualmente, 233,73 euros se atribuyeron al capítulo de prestaciones sociales directas y 177,30 al apartado de subvenciones y deducciones.

Por último, dentro del concepto de otros, en el que se incluyen gastos de carácter social, indemnizaciones por despido, gastos en formación profesional o transporte, entre otros, se cuantificaron 683,65 euros.

Así pues, en índices porcentuales, el sueldo de los trabajadores canarios representó un 71,92% del total del coste bruto, mientras que las cotizaciones obligatorias significaron el 23,51% y en el lado opuesto, las cotizaciones voluntarias apenas supusieron el 0,64%.

Sin embargo, es significativo el hecho de que, mientras que Canarias está a la cola del país en materia de retribuciones salariales, es la séptima que más cantidad destina a esta variable, por encima de otras autonomías como Cataluña o Cantabria, cuyos sueldos son mucho más altos.

En el análisis por sectores, a nivel estatal, la industria registró el mayor coste neto por trabajador en el transcurso del último ejercicio, con 31.510,6 euros. Si bien experimentó, con un 3,2%, el menor incremento internual.

Por su parte, la construcción fue la que consiguió un mayor crecimiento del coste neto (+5,3%), con una especial incidencia en el coste no salarial (+6,7%), frente al de los costes salariales, que únicamente fue del 4,8%.

De la misma forma, en el caso de la construcción, las indemnizaciones por finalización de contrato y los pagos compensatorios elevaron los otros costes derivados del trabajo, aunque esto no le impidió erigirse en el sector que presentó unos menores costes en concepto de despidos.

Por último, en lo que atañe al sector servicios, el alza del coste neto por trabajador fue del 4,1%, repartido entre una variación del 4,2% para los costes salariales y del 3,9% para los no salariales.