Santa Cruz de Tenerife

Unos "arreglitos" muy masculinos

Los hombres reemplazan cada vez más el gimnasio por la cirugía estética y eligen como intervención "estrella" la eliminación de las bolsas de los ojos (blefaroplastia), operación que va en aumento en España y que alcanza ya el 30% de las intervenciones que se llevan a cabo al año.
COLPISA, Madrid
29/jul/08 7:06 AM
Edición impresa

El mundo de la estética hace tiempo que ha dejado de ser exclusivo de las mujeres, y es que cada vez es mayor el número de hombres que ingresan en clínicas especializadas para corregir los signos del envejecimiento, un terreno que hasta hace poco tiempo les estaba vedado. Primero fue la cosmética y los tratamientos para combatir la alopecia. Luego llegó la depilación por láser, la corrección del tabique nasal y de las orejas de soplillo, y ahora le llega el turno a la liposucción de abdomen y sobre todo a la eliminación de las bolsas de los ojos (blefaroplastia), la intervención "estrella" de los "arreglos" masculinos.

El número de hombres que recurren a las técnicas para rejuvenecer la zona de los ojos va en aumento y alcanza ya el 30% de las intervenciones de este tipo que se llevan a cabo al año en España.

Esta técnica consiste en extirpar el tejido sobrante alrededor del ojo, que es el causante de las bolsas -grasa acumulada en los párpados- y que además puede provocar la pérdida de visión periférica. Según los profesionales que la practican, el proceso de recuperación es rápido y no suele dejar cicatriz.

El perfil del paciente que recurre a la blefaroplastia es el de un hombre en el umbral de los 40 años, con un trabajo estable y que -en la mayoría de los casos- tiene que estar de cara al público, ya que el principal objetivo de esta intervención es conseguir que tenga un aspecto despierto. Según el doctor Antonio Porcuna, presidente de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE), el aumento de la cirugía estética en los hombres, es comparable a la proliferación de los gimnasios. "Ésta es una sociedad de culto al cuerpo", recuerda.

Los avances en este campo, durante los últimos años, han permitido que los procedimientos utilizados sean cada vez menos agresivos. "Los tratamientos empleados son más conservadores, se extirpa menos tejido y se distribuye por el rostro", explica por su parte el doctor Enrique Monereo, cirujano plástico de la citada Sociedad. Este hecho hace que sólo en un 25% de las ocasiones los pacientes deban realizarse algún tipo de retoque diez años más tarde. Además, según los expertos el postoperatorio es un proceso "sencillo y corto" que requiere de pocos cuidados.

Las operaciones más demandadas por ellos son -además de la cirugía de párpados-, la liposucción en la zona del abdomen o lo que es lo mismo, conseguir la ansiada "tableta de chocolate", que consiste en succionar la grasa localizada en dicha zona. Otra intervención muy demandada es la que corrige la alopecia o pérdida de cabello. Este tipo de intervención ha aumentado significativamente durante los últimos 10 años. Dos de cada tres varones y una de cada cinco mujeres sufren pérdida del cabello. La corrección de las odiadas "orejas de soplillo" también es una demanda muy habitual en los hombres. Por su parte, las mujeres optan -en la mayoría de los casos- por la cirugía estética corporal, y entre las más solicitadas destacan el aumento de pechos, la liposucción o el lifting.

Las intervenciones anuales de estética, tanto en hombres como en mujeres, asciende a 300.000, según las estadísticas de la SECPRE.

Esta cifra le otorgó a España en 2004 el cuarto puesto en el ránking mundial. La época del año en la que más operaciones se realizan es de cara al verano, "para que el paciente tenga un amplio periodo de recuperación", explica el doctor Porcuna.

Facilidades de pago

El Dorian Gray de Oscar Wilde quizá dejaría su persecución desesperada de la eterna belleza y recurriría al bisturí, porque lo que hace unas décadas se contemplaba como un lujo sólo accesible a ricos y famosos, se ha convertido en una práctica al alcance de la clase media, no tanto por su coste -que apenas ha aumentado en los últimos años- como por las facilidades de financiación que la mayoría de clínicas ofrecen.

La liposucción, la rinoplastia y la cirugía de párpados -blefaroplastia- pueden costar entre 2.500 y 3.500 euros. Aunque los precios varían de unas ciudades a otras y no todos los cirujanos plásticos tienen los mismos honorarios. El aumento de pechos -intervención más solicitada por las féminas- oscila entre los 3.500 y 4.500, y un lifting facial puede alcanzar de 4.000 a 6.000. La comunidad autónoma donde más se practica la cirugía plástica es Madrid, seguida por la Comunidad Valenciana y Cataluña.